La Policía Local de Palma, en coordinación con la Policía Nacional e inspectores del Govern, prosiguió anoche con el dispositivo especial antibotellón para frenar la expansión de la pandemia, con controles masivos en polígonos industriales y el Paseo Marítimo, que se han salado con 112 vehículos inspeccionados, once alcoholemias positivas y tres detenidos por distintos delitos.

El operativo especial puesto en marcha por la Policía Local y la Policía Nacional para evitar aglomeraciones en botellones permitió controlar, durante la noche del viernes y la madrugada de hoy, 112 vehículos. Se levantaron siete actas por etilometrías penales y otras cuatro administrativas, se impusieron una quincena de denuncias por no tener la ITV, no tener seguro en vigor y se inmovilizaron cuatro vehículos.

También se han levantado una quincena de actas por diferentes conceptos, como la tenencia de sustancias estupefacientes, incumplimiento de licencias, incumplimiento de medidas anticovid o práctica de botellón. Varias de estas actas se han levantado por la venta de alcohol en establecimientos del Paseo Marítimo fuera del horario permitido.

Gran parte de las actuaciones se han centrado en los polígonos industriales de la ciudad y en el Paseo Marítimo, donde han colaborado agentes de la Policía del Puerto. En esta última zona se han detectado numerosos pequeños botellones y cuatro peleas multitudinarias. Ha sido detenida una persona por tráfico de drogas y atentado contra agentes de la autoridad.

La Policía ha realizado también controles en espectáculos públicos y establecimientos de ocio. En la mayoría de ellos se ha comprobado que se ajustaban a las medidas anticovid. Los agentes han paralizado la actividad en dos burdeles y un centro de masajes no terapéuticos.

Los agentes han detenido también durante la noche a dos personas por el robo de contadores en un polígono, y se ha atendido a una persona agredida en la calle, un incendio en un vehículo, un caso de violencia doméstica, una caída de un viandante por unas escaleras, una posible sobredosis, el quebrantamiento de una orden de alejamiento, una conducción bajo los efectos del alcohol, un robo con fuerza y un delito de lesiones.