Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un atracador con una peluca y una pistola asalta una joyería de Can Picafort

El delincuente robó el coche a la víctima para huir y luego lo dejó abandonado

Agentes de la Guardia Civil durante una actuación en Mallorca.

Agentes de la Guardia Civil durante una actuación en Mallorca.

A punta de pistola y con una peluca, un atracador irrumpió la noche del sábado en una joyería de Can Picafort. Tras encañonar a la víctima, el delincuente sustrajo un botín estimado en unos 100.000 euros. El malhechor también exigió al joyero que le entregara las llaves de su coche, estacionado en las proximidades, y huyó con él antes de dejarlo abandonado. La Policía Judicial de la Guardia Civil ha abierto una investigación para detener al asaltante y tratar de recuperar las alhajas sustraídas.

El atraco fue perpetrado sobre las 22.00 horas del sábado en una joyería situada en la Avenida Colom de Can Picafort, en el término municipal de Santa Margalida. Un hombre de mediana edad, con una peluca, irrumpió en el establecimiento.

Antes de que el joyero pudiera reaccionar, el delincuente sacó una pistola y encañonó con ella a la víctima para que le entregara las piezas de más valor. El dueño del negocio no acertó a distinguir si se trataba de un arma de fuego real o simulada y accedió a las pretensiones del asaltante.

El delincuente apremió al joyero para que le entregara todos los objetos que le exigía. Hasta el punto de que consiguió hacerse con un importante botín estimado en unos 100.000 euros. No obstante el montante total de lo sustraído queda pendiente de que se realice un inventario más detallado.

Pero el atracador no se conformó con el botín de las joyas y prosiguió encañonando al joyero con el arma de fuego. Además de las valiosas piezas, el delincuente exigió al dueño del negocio que le entregara las llaves de su coche particular. Se trataba de un pequeño Citroën C3 estacionado en las inmediaciones del establecimiento.

Ante el comportamiento violento que mostraba el atracador, el joyero también le dio las llaves de su vehículo. A continuación, el malhechor emprendió la huida en el coche del empresario con el botín sustraído en el establecimiento. La huida en este automóvil duró poco tiempo.

Investigación

Apenas 45 minutos después de perpetrar el asalto en la joyería de Can Picafort, sobre las 22.45 horas, el coche del joyero fue encontrado abandonado en las afueras de la localidad de Santa Margalida. Una vez que la víctima se percató de que el delincuente se había marchado, denunció el atraco que acababa de sufrir.

Investigadores de la Policía Judicial de la Guardia Civil se personaron en la joyería de la avenida Colom de Can Picafort para averiguar cómo se había producido el atraco. La víctima aportó como dato relevante que el asaltante se había disfrazado con una peluca. No acertó a determinar si la pistola con la que le había encañonado era real o simulada. Los agentes encargados del caso examinaron las cámaras y las posibles huellas dejadas en el coche.

Compartir el artículo

stats