Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francisco Javier Santos Inspector jefe de la Policía Nacional, jefe de la comisaría de Playa de Palma

«Pese a la delincuencia asociada al turismo, la Playa de Palma es un destino seguro»

La comisaría de s’Arenal tramita cada día más de cincuenta denuncias, la mayoría por hurtos al descuido - «Nos esforzamos mucho para atender las necesidades de la temporada alta»

Francisco Javier Santos: "La eclosión del turismo ha provocado la llegada de numerosos descuideros, pero la Playa de Palma es un destino seguro" B. Ramon

Francisco Javier Santos (Valladolid, 52 años) ha regresado a Mallorca. Palma fue su primer destino como policía en 1993, y aquí pasó seis años en las brigadas de Seguridad Ciudadana e Información, y participó en los dispositivos de seguridad de la Casa Real. Tras más de veinte años fuera, la mayoría en diferentes destinos en el País Vasco, desde el pasado mes de abril dirige la comisaría de la Playa de Palma, ahora en plena ebullición con la llegada masiva de turistas y los delincuentes que atraen. En estas primeras semanas de la temporada alta han detenido a más de cincuenta carteristas.

¿Cuáles son los principales problemas de delincuencia en la Playa de Palma?

El principal son los descuideros, que cometen hurtos en la playa y en la vía pública, y que afecta sobre todo a turistas que descuidan sus efectos personales. También hay otros delitos asociados al turismo de excesos, como el tráfico de drogas, y cuestiones administrativas como la venta ambulante.

Explíqueme en qué consiste la operación Verano que han puesto en marcha.

Con la recuperación de cierta normalidad tras la covid, ha habido una eclosión del turismo en la zona, que estaba en barbecho. Y la afluencia de turistas es un reclamo para los delincuentes. Así que hemos reforzado la plantilla de la comisaría de Playa de Palma con efectivos del Grupo Operativo de Respuesta (GOR) en vigilancias de carteristas. También tenemos unidades de paisano camufladas entre los turistas. De esta manera hemos logrado sorprender in fraganti a numerosos delincuentes estas últimas semanas. También hacemos dispositivos conjuntos con Policía Local, con la que tenemos una colaboración excelente. En las vigilancias anticovid contamos con funcionarios de la conselleria de Salut. Y tenemos la ayuda de las Unidades de Intervención Policial (UIP) desplazadas a la isla como refuerzo en verano.

Me hablaba de policías de paisano. ¿Hay agentes que patrullan vestidos como turistas?

Efectivamente. Están en la arena, a pie de obra. Con camisetas de conocidos locales de ocio y la toalla al hombro, totalmente camuflados entre los turistas. Eso nos ha permitido sorprender in fraganti a carteristas y otros delincuentes.

Han empezado muy fuerte, con decenas de detenidos por hurtos en apenas dos semanas.

Llevamos más de cincuenta detenidos por hurtos desde que empezó la temporada. También hemos eliminado un punto negro que teníamos de robos en interior de vehículos en la zona de ses Fontanelles. Y esta semana hemos desmantelado una banda organizada dedicada a los hurtos.

¿Cómo actúan estas bandas de ladrones?

Actúan en la vía pública y en establecimientos. Desde hurtos a bañistas que están en el agua y dejan sus efectos en la arena, a locales de ocio. Se aprovechan de los descuidos de la gente.

Parece que la zona ha recuperado la normalidad, y eso incluye a los delincuentes.

En estas últimas semanas se ha notado un gran incremento de la actividad delictiva. Hay una correlación directa entre la ocupación turística y la presencia de delincuentes. Esto se nota en la oficina de denuncias. El aumento de denuncias va en proporción al incremento en la llegada de turistas.

¿Cuántas denuncias pueden recibir aquí a lo largo de un día?

Ahora mismo tenemos entre cincuenta y sesenta denuncias diarias, la mayoría por hurtos. Los delitos violentos son muy minoritarios.

¿Se han llegado a sentir desbordados ante un aluvión de denuncias como este?

Bueno, en algún caso se ha dado que las personas que vienen a interponer la denuncia tienen que esperar, aunque se ha reforzado el personal de la oficina. También ofrecemos la posibilidad de denunciar por teléfono con la ayuda de un intérprete y tenemos un servicio de atención al turista extranjero. Contamos además con la colaboración de la Universitat de les Illes Balears, que ofrecen a alumnos del último curso de filología para hacer prácticas para reforzar los servicios de traducción, siempre en delitos menores porque no son intérpretes jurados. Nos esforzamos mucho para atender las necesidades de la época estival.

"A los turistas alemanes les tranquiliza ver a policías de su país de patrulla por la zona"

decoration

¿Han detectado la llegada a Mallorca de delincuentes que vienen a hacer la temporada?

Sí, efectivamente. Es lo que le comentaba antes, el efecto reclamo. Hay grupos de delincuentes que se desplazan allá donde les resulta más propicio.

¿De dónde viene esta gente?

Son de diferentes países, no podríamos hablar de una nacionalidad concreta.

¿La Playa de Palma es un destino seguro?

Evidentemente la seguridad total no existe. Tampoco vivimos en un estado policial, con un policía en cada esquina. Hay que ponderar la libertad deambulatoria de las personas y la seguridad. Pero todo nuestro esfuerzo se dirige a la prevención y sí, se puede decir que la Playa de Palma es un destino seguro.

Uno de los fenómenos habituales aquí era la presencia de trileros. ¿Se les ha detectado?

Su presencia es muy minoritaria. Las campañas de la Comisaría General de Seguridad Ciudadana, como los planes Turismo Seguro y Mayor Seguridad, han facilitado mucha información. Los turistas están bastante sobre aviso.

A veces el descontrol de los turistas les pone las cosas muy fáciles a los delincuentes. ¿Echa de menos alguna campaña de concienciación para evitar esto?

Bueno, la Policía Nacional tiene el plan Turismo Seguro. A través de las redes sociales y en trípticos que ser reparten en los hoteles se les informa de unas medidas de seguridad básica que deben tomar, lo que se debe y no se debe hacer. También está el proyecto de comisarías europeas, puesto en marcha por la Unión Europea, que permite que policías alemanes se integren en nuestras unidades de Seguridad Ciudadana para asistir a sus compatriotas.

El inspector jefe Francisco Javier Santos, ante la comisaría de la Playa de Palma. | B. RAMON xavier peris. palma

Son patrullas mixtas, con policías españoles y alemanes. ¿Qué tal se entienden?

Están perfectamente integrados, ya llevamos haciéndolo varios años y la experiencia es completamente positiva. A los turistas alemanes les tranquiliza ver a policías de su país patrullando. No deja de ser un plus de seguridad y un refuerzo en la sensación subjetiva de seguridad de cada persona. Y se entienden muy bien con sus compañeros españoles. Muchos de nuestros agentes hablan bien inglés y ellos tienen nociones de español.

También está el problema de los botellones, con aglomeraciones al cierre de los bares.

En la zona de Palma se detectan pocas aglomeraciones masivas. Son grupos de diez o quince personas que se juntan a beber en la playa. Trabajamos mucho en la prevención, en colaboración con la Policía Local, y contamos con mucha colaboración ciudadana, porque los vecinos enseguida nos llaman cuando los detectan.

¿Qué tal son las relaciones con los hoteleros y empresarios de la zona?

Tenemos una muy buena relación con los representantes del sector, tanto a nivel institucional como privado. Participamos en la mesa litoral, con representantes del Ayuntamiento, Policía Local y representantes vecinales y empresariales. Los contactos con la asociación de hoteleros y la Dirección General de Turismo son fluidos.

Compartir el artículo

stats