Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La jueza cita a ocho guardias civiles para aclarar el tiroteo a un coche en Marratxí

El informe del instituto armado sobre el incidente no refleja que ningún agente disparase contra el vehículo que huía La magistrada los ha llamado como testigos, pero uno de ellos ha pedido comparecer como investigado y con un abogado

El coche tiroteado, con un impacto de bala en la luna trasera. | DM

El coche tiroteado, con un impacto de bala en la luna trasera. | DM

La jueza ha citado a declarar a ocho agentes de la Guardia Civil para aclarar los disparos que recibió el pasado 8 de mayo un coche que huía tras ser interceptado en Marratxí. Todos los guardias están llamados como testigos, pero uno de ellos ha pedido comparecer en calidad de investigado y asistido por un abogado. En el informe redactado por el instituto armado sobre lo sucedido, remitido a la magistrada, no se hace ninguna referencia a los tiros y sostiene que dieron el alto al vehículo porque «circulaba a gran velocidad». El conductor del coche, por su parte, está acusado de un delito de desobediencia por haberse fugado cuando le dieron el alto.

El juzgado de instrucción número 3 de Palma ha abierto diligencias por un presunto delito de daños a raíz de la denuncia presentada por el conductor del vehículo tiroteado, que ha sido intervenido por la Guardia Civil para llevar a cabo una inspección. El automóvil, un Audi RS, circulaba el 8 de mayo hacia las diez y media de la noche por la carretera vieja de Inca, cerca de Son Bonet. Según consta en el informe del instituto armado fechado esa misma noche, una patrulla le dio el alto porque lo había visto «circular a gran velocidad». El vehículo policial adelantó al Audi y frenó ante él para que parara. El conductor contó en su denuncia que frenó y vio a dos agentes apearse y llevarse la mano a las pistolas. Según su versión, se asustó, dio media vuelta y escapó. En ese momento el coche recibió dos balazos, uno junto a una de las ruedas traseras y otro a la altura de las cabezas de los ocupantes, cuyo proyectil acabó incrustado en el reposacabezas del asiento del copiloto. El vehículo esquivó a una segunda patrulla y chocó contra una tercera, pero consiguió poner tierra de por medio y huir. Una semana después, el conductor denunció lo ocurrido.

El conductor del turismo está acusado de un delito de desobediencia por haberse dado a la fuga

decoration

El documento de la Guardia Civil sobre el incidente, aportado a la causa judicial, coincide en buena parte con el relato del dueño del Audi, pero omite los disparos recibidos por el automóvil y no hace ninguna referencia a ellos. Los agentes llevaron a cabo diversas gestiones para localizar el vehículo, que fue intervenido por la propia Guardia Civil tras recibir la denuncia para examinarlo y recabar pruebas. Además, el instituto armado abrió una investigación interna por el posible uso indebido de las armas por parte de los agentes que actuaron.

La jueza ha optado por citar como testigos a los ocho guardias civiles que intervinieron en el incidente, aunque uno de ellos ha pedido comparecer en calidad de investigado -lo que le permite tener derecho a no declarar- y asistido por un abogado. Mientras, el conductor del coche está citado por un delito de desobediencia.

Compartir el artículo

stats