Una mujer de unos cuarenta años de edad , que se encontraba bajo los efectos del alcohol, fue arrestada el martes por la noche en Son Ferriol después de que presuntamente agrediera a diversas personas con las que se cruzó por la calle y golpeara a varios coches. La mujer también se enfrentó de forma agresiva a una patrulla de la Policía Nacional, que la arrestó y gestionó su traslado a un centro hospitalario, ya que estaba muy alterada.

Los hechos, según informan fuentes policiales, ocurrieron sobre las diez y media de la noche en Son Ferriol. La central del 091 de la Policía Nacional recibió varias llamadas de testigos que alertaban de que había un mujer muy agresiva, que aparentaba estar borracha, y que había agredido a varias personas y golpeado coches aparcados y otros que estaban en marcha.

Una patrulla de la Policía Nacional acudió al lugar y localizó rápidamente a la sospechosa, que efectivamente parecía encontrarse bajo los efectos del alcohol. Cuando los agentes la interceptaron, la mujer reaccionó con mucha agresividad y se enfrentó también a ellos. No dio ninguna explicación coherente sobre su comportamiento y finalmente los policías tuvieron que reducirla, ya que opuso resistencia. 

Los agentes procedieron a su detención, pero estaba tan alterada que optaron por gestionar su traslado a un centro sanitario donde pudieran suministrarle un tranquilizante. y evitar que pudiera hacer daño a otras personas o a sí misma

Cuando llegó una patrulla policial al lugar se enfrentó a los agentes y tuvo que ser reducida

Los policías se entrevistaron con varios de los testigos y reconstruyeron los hechos, que se habían producido a lo largo de las calles Jaime Bujosa y la avenida del Cid de Son Ferriol.

Según relataron varias personas, la mujer estaba muy agresiva y había golpeado a varios peatones con los que se había cruzado durante su recorrido. También había increpado a los clientes de las terrazas de los bares que encontró a su paso y golpeado diversos coches, tanto algunos que estaban aparcados como los que se detenían a su paso.

Los policías localizaron a varias personas que habían sido agredidas por la mujer, que explicaron que no la conocían de nada y les había golpeado sin mediar palabra. En cualquier caso, ninguno de ellos presentaba lesiones, ya que se había limitado en muchos casos a empujarles y a darles un golpe con la mano.

Los agentes estaban a la espera de que la mujer recibiera el alta en el hospital para tomarle declaración. Aunque ninguna de las personas agredidas sufrió lesiones de consideración, la detenida podría ser acusada de un delito de desórdenes públicos y resistencia a agentes de la autoridad.