Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Semana negra | Trabajo de equipo tras un robo en Palmanova

Estado en el que está la acera de la calle Joan Mestre.

Estado en el que está la acera de la calle Joan Mestre. Josefina Murillo

Naomi, mujer de un guardia civil, estaba una tarde de compras en una zona comercial de Palmanova, cuando se encontró a un anciano alemán muy nervioso, que repetía en su idioma: «Ya no está, me han robado» . La joven, que habla alemán, le pregunta si se encuentra bien, y el hombre le explica que le acaban de robar su bicicleta con todas sus pertenencias: teléfono, dinero y llaves. Naomi llamó de inmediato a su pareja, que estaba prestando servicio en la zona. En pocos minutos llegó al lugar junto a su compañero y, con ella de traductora, recaban toda la información del afectado. Apenas diez minutos después encontraron la bicicleta sustraída, valorada en unos 3.000 euros, aunque no el resto de los efectos. La bici es trasladada hasta las dependencias de la Guardia Civil de Calvià. Al día siguiente los agentes continuaron con las investigaciones y localizan en Palmanova al presunto autor, que fue detenido. También recuperaron todo lo que le había robado, por un valor de cerca de 4.500 euros, que fue devuelto a su propietario. Todo un ejemplo de trabajo de equipo en pareja y eficacia policial.

La acera de la calle Joan Mestre sigue hecha polvo

En la madrugada del pasado 30 de mayo un gran incendio destruyó una batería de contenedores de basura en la calle Joan Mestre de Palma. Las llamas causaron grandes desperfectos en varios vehículos, fachadas y el tendido eléctrico. Los contenedores fueron rápidamente repuestos, pero la acera, que sufrió grandes daños, y un poste de madera, que quedó completamente chamuscado, siguen igual tres semanas después. Y parece que la cosa va para largo.

Alcoholemia positiva tras liarse a tortas en Alcúdia

El miércoles por la noche el conductor de un turismo y el de un ciclomotor acabaron a tortas tras una discusión de tráfico en Alcúdia. Una dotación de la Policía Local acudió rápidamente al lugar a poner paz entre los contendientes, y los agentes detectaron en el motorista síntomas de que se hallaba bajo la influencia del alcohol, por lo que le sometieron a un test de alcoholemia. El resultado fue bastante revelador: 1,22 miligramos por litro, o lo que es lo mismo, cinco veces más del máximo legal, por lo que quedó imputado por un delito contra la seguridad vial. La Policía está a la espera de que se presenten las denuncias por los guantazos.

Al rescate de un bebé encerrado en un coche

Los Bombers de Palma tuvieron que acudir el pasado jueves en s’Arenal en ayuda de unos padres que habían dejado a su recién nacido en el interior del coche, que se había cerrado con las llaves dentro. Algunos de los bomberos son consumados especialistas en estos lances, y con una sofisticada herramienta (una percha doblada) lograron abrir el seguro sin causar daño en el vehículo, y los angustiados padres pudieron abrazar al bebé.

Botellón en el patio de la Audiencia Provincial

Dos amigos de un hombre al que juzgaban en la Audiencia por varios robos estuvieron esperando al acusado en el patio bebiéndose varias latas de cerveza.

Compartir el artículo

stats