La fiscalía reclama siete años y tres meses de prisión para un hombre acusado de cometer dos robos en viviendas en Muro, de donde supuestamente se llevó 76 kilos de cobre, una impresora, un televisor y diversas herramientas.

El procesado, con numerosos antecedentes, negó durante el juicio celebrado ayer en la Audiencia haber cometido el primer robo. Según su versión, encontró el cobre y la impresora metidos en una bolsa de basura grande junto a una carretera y vendió los efectos ese mismo día. El sospechoso sí reconoció haber entrado en una vivienda, a través de una ventana, de donde se llevó un televisor. Sin embargo, explicó que entregó el aparato a la Guardia Civil. La fiscalía le imputa un delito de robo con fuerza y otro de hurto.