Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los acusados de robar 2,7 millones a Matutes se declaran inocentes

Arranca en Eivissa el juicio a dos expolicías y la mujer de uno de ellos por el robo en las oficinas del empresario

Los tres acusados del robo, ayer durante el juicio. | TONI ESCOBAR

Los tres acusados del robo, ayer durante el juicio. | TONI ESCOBAR

El juzgado de lo penal número 2 de Eivissa acoge desde ayer y hasta el viernes la celebración del juicio por el robo millonario ocurrido en la sede del Grupo de Empresas Matutes la noche del 26 de octubre de 2013, en la que fueron sustraídos 2.767.000 euros. En la primera sesión los tres acusados -dos ex policías nacionales y la mujer de uno de ellos- se declararon inocentes.

Rafael Rodríguez, exagente de policía y acusado de ser el autor material del robo mientras trabajada en labores de seguridad para el Grupo de Empresas Matutes, se declaró inocente de los cargos, según comentó tras el juicio su abogado, ya que durante su testimonio, ni durante el resto de la sesión, los medios de comunicación tuvieron acceso a la sala ni pudieron seguirlo a distancia.

A continuación, fue el turno de José Joaquín Fernández, encausado por el delito de encubrimiento junto a su mujer. Durante su declaración, el también conocido como J.J aseguró no haber participado en el robo ni haber tenido conocimiento del mismo ni antes ni después de que sucediese. «No participé ni tuve conocimiento del robo», declaró ante la magistrada. En el turno de J.J., así como en el de los testigos que le siguieron, cinco agentes y tres jefes policiales de aquel entonces, su abogado, Fernando Pamos de la Hoz, cuestionó la cadena de custodia que se le supone a un proceso penal debido una serie de errores recogidos en las actas registradas el día que la Policía Nacional se incautó de parte del botín, según remarcó el abogado.

Los hechos ocurrieron en la noche del 26 de octubre de 2013 en la sede del grupo empresarial ibicenco

decoration

Preguntado por la fiscal por su relación fuera del trabajo con el principal acusado, J.J. negó tener ningún tipo de relación con Rodríguez, ni de amistad ni como conocido, a parte de la propia tras haber trabajado con él únicamente durante «nueve días en el Cuerpo Nacional de Policía». El policía negó también haber indicado al instructor de la causa de la Policía Nacional el lugar en el que se encontraba una de las cajas que contenía parte del dinero robado, enterrada en un terreno en Sant Joan, y reiteró que él «desconocía la ubicación del dinero». Con respecto a la afirmación lanzada por la acusación sobre que Rodríguez llamó a Fernández el mismo día del robo para pedirle que le ayudara a esconder el resto del botín siendo el segundo acusado el que lo ocultó en dos cajas que enterró, J.J. aseguró que Fernández le llamó únicamente para decirle que «quería darle un paquete», pero que no sabía de qué se trataba. «No sabía ni que era él el que me llamaba porque me llamó desde otro número de móvil», destacó.

☺La mujer de J.J., también acusada de encubrimiento, también se declaró inocente.

Compartir el artículo

stats