DTO ANUAL 25,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Desmantelan una fábrica de hachís en Alicante tras morir cuatro presos en Murcia

La Guardia Civil detiene a seis personas, de las que tres ya estaban en prisión, y decomisa en una nave industrial de la Vega Baja más de ocho toneladas de marihuana y hachís ya elaborado y preparado para su venta

Desmantelan una fábrica de hachís en Bigastro tras morir por sobredosis cuatro presos en Murcia Video y Foto: Información TV

Una investigación abierta por la muerte de cuatro presos por sobredosis en la prisión murciana de Campos del Río ha permitido a la Guardia Civil desmantelar en una nave de Bigastro una de las primeras fábricas de hachís asentada en la península. En la operación, presentada ayer en Murcia por la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, han decomisado 8,3 toneladas de marihuana y hachís elaborado y preparado para su venta y han sido detenidas seis personas acusadas de forma parte de una red de narcotráfico.

Dos de las detenciones se llevaron a cabo en Bigastro, una en Cox y las otras tres son reclusos de la prisión murciana de Campos del Río. Uno de estos presos es el cabecilla de la organización, identificado como Iván O., uno de los narcotraficantes más famosos del Estrecho de Gibraltar. 

La directora general de la Guardia Civil, María Gámez, aprovechó su visita a la Región de Murcia para presentar los resultados de la operación «Overdose» y explicó que la investigación comenzó a finales de 2020 a raíz de morir varios presos del penal de Campos del Río, cuatro en concreto, por sobredosis de heroína y cocaína. Tal cantidad de decesos entre rejas llevó a pensar que había algún problema supuestamente con las dosis adulteradas que acababan sorteando los controles de los muros de la prisión. Ahí arrancó la investigación.

El presunto cabecilla de la red desarticulada es uno de los narcos más famosos del Estrecho de Gibraltar

decoration

Se supo enseguida que uno de los reclusos que cumplía condena era un narco del Campo de Gibraltar, y las sospechas recayeron en él. Los agentes comenzaron las pesquisas para identificar a los allegados de este reo que presuntamente estuvieran echándole un cable desde fuera del penal.

Los agentes identificaron a uno de estos colaboradores del que supieron que tenía un papel destacado dentro de la organización y que, casualmente, había cumplido condena durante cuatro años junto al principal sospechoso y líder de la organización delictiva ahora desmantelada.

Los investigadores averiguaron que esta persona no solo se dedicaba a captar y manipular a personas (parientes de los reos) para que introdujeran droga en el centro penitenciario, en las visitas, sino que también manejaba su pequeña red de distribución de droga en el exterior, principalmente cocaína y también hachís.

Para ello, contaba con una mujer de nacionalidad brasileña detenida en Cox, que supuestamente vendía la droga entre alguno de los clientes en el local en el que trabajaba. Centrada la investigación en sus movimientos, los guardias civiles detectaron sus visitas frecuentes a una nave industrial del municipio de Bigastro, donde se pudo constatar el trasiego de personas y de sacas, supuestamente repletas de hachís. 

En una nave de Bigastro los agentes hallaron «una novedosa máquina» que convertía el hachís en polvo -polen- y así llevaba a la red a fabricar droga «de calidad» en España, detalló María Gámez. Al tenerla en la península, se ahorran viajes y se evitan la parafernalia que supone organizar el transporte de las sustancias estupefacientes por mar y por tierra.

El cabecilla de la red inspiró la película «El Niño»

El preso acusado de dirigir desde la cárcel la organización desarticulada por la Guardia Civil, Iván O., es conocido como el rey de las planeadoras y fue condenado por la Audiencia de Cádiz a siete años de prisión como responsable de una red que introdujo por el Estrecho grandes alijos de hachís desde Marruecos. Se dice que inspiró la película «El Niño», de Daniel Monzón, aunque el teniente Corbalán, responsable de la operación realizada en Murcia y Alicante, afirmó que «no está comprobado» este extremo.

La máquina no daba abasto ante el aluvión de pedidos

La nave de Bigastro contaba con una zona de estar, con dormitorios y baños que permitían la estancia ininterrumpida de varias personas. En estas estancias, además, se acumulaban numerosas cajas de gran tamaño que utilizaban para almacenar la marihuana seca. Se han decomisado cerca de 8.300 kilos de droga, que, junto a los arrestados, fueron puestos a disposición del Juzgado de Guardia de Mula. «La máquina que tenían no les daba abasto para los pedidos que tenían», manifestó el teniente de la Guardia Civil encargado de la investigación.

Compartir el artículo

stats