Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Seis acusados por la muerte de un obrero que cayó de un quinto piso en Palma

La fiscalía reclama sendas condenas de dos años y medio de cárcel para seis responsables de la construcción, en la que según la acusación no se habían instalado las medidas de seguridad necesarias para evitar accidentes laborales

Bomberos y sanitarios trasladan a la víctima, que murió horas después en Son Espases. B. Ramon

La fiscalía solicita sendas condenas de dos años y medio de prisión para seis responsables de una obra en la que un trabajador falleció al caer de un quinto piso por el hueco del ascensor en Palma. El ministerio público sostiene que los procesados no dotaron a la víctima, de 41 años, de las medidas de seguridad necesarias, lo que propició el siniestro. El obrero no estaba dado de alta en la Seguridad Social y la empresa no tenía póliza de responsabilidad civil. El fiscal imputa a los seis procesados delitos de homicidio imprudente y contra los derechos de los trabajadores y pide que indemnicen a la madre del trabajador con 160.000 euros.

El accidente laboral se produjo el 13 de febrero de 2018 en un edificio en obras situado en la calle Mà de Moro, en Palma. La víctima trabajaba como peón y llevaba a cabo tareas de desescombro de la quinta planta de la finca. Para ello, estaba situado en una plataforma de encofrar apoyada en unas vigas de un andamio. Los escombros eran depositados en unas carretillas y transportados hasta el hueco del ascensor, donde los depósitos se enganchaban a un elevador para descenderlos hasta la planta baja.

El hueco del ascensor estaba, según sostiene la fiscalía, «deficientemente protegido» por unos tablones de madera en soportes verticales, «deteriorados y unidos mediante clavos». Como la carretilla era más alta que esta protección, uno de los tablones superiores estaba simplemente apoyado para poder retirarlo fácilmente.

Debido a estas deficiencias, la víctima se precipitó al vacío por este hueco. El obrero sufrió lesiones muy graves en la caída, desde unos 15 metros de altura. Fue rescatado por los bomberos, reanimado y trasladado en estado crítico a Son Espases, donde falleció dos horas después.

La investigación abierta por la Policía Nacional y la Inspección de Trabajo reveló además que el estudio de seguridad de la empresa contratista no incluía ninguna previsión ni protocolo para la retirada y bajada de escombros. Así, no se dispusieron medidas de protección colectivas ni individuales: los obreros trabajaban sin arneses ni líneas de vida. Según la acusación pública, la ausencia de estas medidas y la precaria protección del hueco del ascensor propiciaron la caída mortal del trabajador. El hombre llevaba más de dos meses trabajando para la empresa, pero no había sido dado de alta en la Seguridad Social. Además, la sociedad no tenía contratada ninguna póliza de responsabilidad civil.

Amaño de la escena

Durante la investigación del siniestro, la Policía detectó indicios de el lugar del accidente había sido amañado. Tres personas fueron imputadas por ello, pero la fiscalía considera finalmente que no hay pruebas suficientes y solicita que se archive la causa contra ellos.

El ministerio público sí considera responsables penales a seis personas: dos arquitectos, el director de obra, el responsable de la prevención de riesgos y los administradores de las dos empresas que llevaban a cabo la reforma. A todos los considera autores de delitos de homicidio imprudente y contra los derechos de los trabajadores, por los que solicita dos años y medio de cárcel para cada uno de ellos. Además, reclama que cinco de los acusados sean inhabilitados durante el mismo periodo.

Como responsable civiles, la fiscalía pide que indemnicen a la madre del obrero fallecido con 160.000 euros. El juicio por estos hechos se celebrará próximamente en un juzgado de lo penal de Palma.

Compartir el artículo

stats