Una investigación de la Guardia Civil de Inca ha permitido detener a un hombre de 61 años y nacionalidad española en Puertollano (Ciudad Real), como presunto líder de una organización dedicada a la comisión de estafas a través de Internet en varias provincias de España, e investigado a otras once personas más por los mismos hechos. La investigación surgió a raíz de la denuncia de una vecina de Sineu, que fue víctima de la red de estafadores

La investigación se inicia en junio de 2020, cuando una mujer vecina de Sineu denunció haber sido estafada a través de una red social. En el transcurso de las pesquisas, los agentes comprobaron que a través de la red social se ofrecían préstamos de dinero a un interés muy bajo, haciéndose pasar por una entidad financiera francesa, cuando una persona se interesaba e iniciaba conversaciones por correo electrónico y mensajería instantánea para acordar los trámites. Los autores solicitaban entonces ingresos bancarios a las víctimas, que rondaban los 1.000 euros, para “desbloquear” el préstamo; cuando la víctima pagaba, le solicitaban más dinero en conceptos como impuestos franceses, gestión internacional etc.

Los investigadores identificaron a once personas que colaboraban como “mulas informáticas” y que ejercían una participación menor en los hechos. La investigación se ha desarrollado diez provincias en donde residían los investigados. Después de varias gestiones más, se averiguó la identidad del cabecilla del entramado, que una vez detenido y presentado en el juzgado ingresó en prisión.

Del rastreo de las cuentas bancarias usadas por el detenido, los guardias civiles han determinado que el dinero estafado acababa transferido a varios países africanos. Se han esclarecido doce delitos de estafa por un valor total de 50.000 euros.