DTO ANUAL 25,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La jueza imputa a la empresa de recogida de basuras de Esporles por el accidente mortal

Un representante de FCC comparece como investigado en el juzgado y asegura: "No tengo conocimiento de cómo se desarrollaron los hechos" -La alcaldesa pide información a la compañía tras revelarse las graves irregularidades laborales

El camión en el que viajaban las dos víctimas volcó entre s’Esgleieta y Valldemossa.

El camión en el que viajaban las dos víctimas volcó entre s’Esgleieta y Valldemossa.

La jueza ha imputado a la empresa FCC Medio Ambiente por sus posibles responsabilidades en el accidente laboral en el que un trabajador del servicio de recogida de basuras murió y otro resultó herido grave al volcar su camión en noviembre pasado. El siniestro reveló la situación de explotación laboral de los empleados, con jornadas de hasta 17 horas diarias, incumplimientos de los descansos y cientos de horas extraordinarias ilegales. Tanto la Inspección de Trabajo como la Guardia Civil atribuyeron el siniestro al cansancio del conductor por la «acumulación de excesos horarios». Un representante de la compañía compareció ayer ante la magistrada en calidad de querellado y se limitó a declarar: «No tengo conocimiento de cómo se desarrollaron los hechos».

La investigación abierta por el juzgado de instrucción número 2 de Palma indaga posibles delitos contra los derechos de los trabajadores y de homicidio y lesiones imprudentes, tras las denuncias y querellas presentadas por el trabajador herido y la familia del fallecido. Inicialmente se ha imputado a la empresa como entidad a la espera de aclarar posibles responsabilidades personales. FCC Medio Ambiente designó como representante en el proceso judicial a un jefe de producción, que compareció ayer en calidad de querellado. En su declaración, solo respondió a una pregunta genérica sobre el siniestro. «No tengo conocimiento de cómo se desarrollaron los hechos. A posteriori he oído cosas, pero los detalles no los sé», declaró. No quiso responder a los abogados de los dos trabajadores, que ejercen la acusación particular, pero estos quisieron hacer constar varias preguntas. Entre ellas, por qué la empresa le había designado si no sabe nada de lo ocurrido, si son habituales en FCC las horas extraordinarias ilegales y las vulneraciones de los descansos de los empleados y quién es el responsable de establecer los turnos de trabajo.

La magistrada ha citado a declarar en los próximos días a varias personas para avanzar en la investigación sobre el accidente laboral, ocurrido en la mañana del 9 de noviembre pasado cuando un camión de recogida de basuras de Esporles volcó entre s’Esgleieta y Palmanyola. El conductor, de 46 años, falleció y otro trabajador resultó herido grave.

La alcaldesa de Esporles, Maria Ramon, explicó ayer que tras conocer a través de DIARIO de MALLORCA las graves irregularidades detectadas por la Inspección de Trabajo se reunió con responsables de la empresa para pedirles información y documentación. Según dijo, el Ayuntamiento no había recibido ninguna queja de los trabajadores y afirmó que el servicio «funciona bien».

Despedido tras el siniestro

El trabajador de FCC Medio Ambiente que resultó herido en el accidente el pasado 9 de noviembre, que sigue de baja por las graves lesiones sufridas, fue despedido un mes después del siniestro. La empresa alegó que su contrato había terminado, pero el empleado sostiene que el despido es improcedente y ha presentado una demanda en un juzgado de lo social.

Según expone en el escrito judicial, FCC no le comunicó el despido hasta que reclamó por haber cobrado una nómina inferior a la habitual en enero de 2021. La empresa respondió que le habían dado de baja el 31 de diciembre de 2020 y que por un error no le habían remitido el burofax para notificárselo. La víctima presentó un escrito de reclamación ante el Tribunal de Arbitraje y Mediación de las Illes Balears (TAMIB) en el que pedía su readmisión, pero las partes no alcanzaron un acuerdo y el asunto ha quedado en manos de un juzgado de lo social.

Compartir el artículo

stats