Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ‘polvorín’ de Son Gotleu

El tiroteo entre los clanes de ‘Los Pelúos’ y ‘Los Sheriff’ ha sacado a relucir la tensión en el barrio - Los robos en el interior de vehículos estacionados en sus calles son el delito más habitual

Un agente de la Policía Nacional examina la calle Sant Fulgenci en busca de casquillos de bala tras un tiroteo entre clanes.

Un agente de la Policía Nacional examina la calle Sant Fulgenci en busca de casquillos de bala tras un tiroteo entre clanes.

La tensión ha vuelto a aflorar en las calles de Son Gotleu después del tiroteo entre clanes gitanos en la calle Sant Fulgenci. ‘Los Sheriff’ aparecieron en el lugar en una furgoneta y un coche gris y descerrajaron varios disparos a un miembros de ‘Los Peluos’. Solo el pequeño calibre de las balas evitó que la víctima sufriera lesiones más graves.

El supuesto trasfondo de esta refriega con armas de fuego era la okupación de una vivienda. ‘Los Sheriff’ acusan a ‘Los Pelúos’ de «chivatos» y de haberles impedido permanecer en un inmueble de manera irregular.

Son Gotleu es un hervidero de etnias y nacionalidades. Magrebíes, gitanos, africanos y asiáticos (paquistaníes e indios) tienen fijada su residencia en este barrio. Durante un tiempo clanes calés y grupos subsaharianos, mayormente nigerianos, se disputaban el control del tráfico de drogas en el vecindario. El máximo exponente de esta tensión se registró en agosto de 2011.

La muerte de Efosa Okosun, nigeriano de 28 años, al precipitarse de una azotea en el barrio derivó en una batalla campal entre subsaharianos y gitanos. Infinidad de coches estacionados en la calle fueron destrozados. Después de varios días de este estallido violento, la aguas volvieron a su cauce y ambos grupos volvieron a cohabitar sin mayor relación entre ellos.

El pasado 31 de marzo un joven de 20 años fue apuñalado en un brazo. La víctima se zafó cuando el atacante intentaba acuchillarle en el abdomen. El agresor fue detenido poco después, ya que perdió la tarjeta sanitaria en la refriega. Un año antes, en febrero de 2020, otro joven resultó herido muy grave al ser acuchillado en el abdomen.

Cristales de un coche destrozados en los enfrentamientos de nigerianos con gitanos de 2011. | MIGUEL GARAU

Hoy en día, las okupaciones se han convertido en un negocio para algunas organizaciones en el barrio. La crisis del coronavirus ha hecho caer vertiginosamente el precio de los inmuebles en Son Gotleu. Algunas bandas se aprovechan de esta circnnstancia. Y los traficantes han hecho uso de estos domicilios para alojar allí plantaciones de marihuana. Una persona, pagada por estas bandas, reside allí para entorpecer a la Policía la obtención de un mandamiento judicial de entrada y registro en el domicilio.

Pese a estos últimos brotes violentos, el inspector Moisés Pacheco, jefe del Grupo de Investigación Centro de la Policía Nacional, no considera que Son Gotleu sea especialmente peligroso. «Posiblemente no es el mejor barrio para dejar el coche aparcado en la calle de noche con objetos de valor a la vista, pero no registra un exceso de hechos violentos», puntualiza. «La inseguridad no es elevada, pero sí lo son las bolsas de marginalidad», recalca.

Cesión vecinal de una comisaría

La respuesta policial inmediata , en especial de los motoristas, ha sorprendido ‘in fraganti’ a muchos delincuentes. Durante el año pasado decenas de malhechores fueron pillados con las manos en la masa cuando hacían un pase de droga en la calle o robaban con fuerza en el interior de vehículos.

Por su parte, Ginés Quiñonero, el histórico líder vecinal de Son Gotleu, lamenta la actual degradación del barrio. «Los políticos nos han abandonado», protesta. Quiñonero denuncia la conflictividad en la vía pública. «Te encuentras peleas en la calle cada día en el momento menos pensado», subraya. Este veterano dirigente vecinal propone la cesión de unos locales allí a la Policía Nacional para instalar una comisaría. «Tendrían tres calabozos y sería muy disuasoria», augura.

Alarma al oír nuevas detonaciones en el barrio

El ruido de nuevas detonaciones sobresaltó la noche del viernes en Son Gotleu. Un despliegue policial se activó de inmediato en torno al barrio palmesano. Además, los agentes tuvieron que mediar en un nuevo enfrentamiento entre una mujer del clan de ‘Los Sheriff’ y miembros de ‘Los Pelúos’. Este nuevo incidente tuvo lugar sobre las 22.30 horas en las inmediaciones de la plaza Orson Welles de Son Gotleu. Vecinos alertaron al 091 después de haber escuchado detonaciones en este punto compatibles con disparos, tal y como ocurrió el martes en la calle Sant Fulgenci. Aunque los agentes no hallaron casquillos de bala.

Así vivieron los vecinos el tiroteo en la barriada de Son Gotleu

Compartir el artículo

stats