El cocinero de un colegio de Palma que el viernes sufrió importantes quemaduras en una explosión permanecía ayer ingresado en estado grave en el hospital Vall d’Hebron de Barcelona. La víctima estaba consciente pero muy afectada por lo sucedido, según explicó una familiar.

Esta allegada señaló que el suceso se produjo cuando otra persona estaba manipulando un gel inflamable en una máquina para calentar la comida. Según señaló, se trata de una trabajadora ajena a la cocina del centro pero que colaboraba en ese momento por la falta de personal.

Los hechos ocurrieron anteayer, hacia la una y media de la tarde, en el colegio Green Valley, en el Camí de la Vileta. El cocinero, de unos 30 años, sufrió quemaduras de segundo grado en brazos, piernas y abdomen (el 25 por ciento de la superficie corporal). Fue trasladado a Son Espases y luego a la unidad de quemados del hospital Vall d’Hebron.