Un vecino de Bunyola fue detenido el pasado viernes tras protagonizar una peligrosa huida por la carretera de Sóller en la que provocó graves situaciones de riesgo y estuvo a punto de atropellar a un policía local. El individuo tuvo que ser perseguido por un coche patrulla durante un kilómetro, hasta que se estrelló contra un lateral de la carretera. Resultó herido y tuvo que ser hospitalizado en Son Espases, donde permanece en calidad de detenido.

Los hechos, según confirman fuentes del Ayuntamiento de Bunyola, ocurrieron sobre las cinco y media de la tarde, en una gasolinera de la carretera de Sóller, donde un hombre que parecía estar bajo los efectos del alcohol mantenía una airada discusión con otras personas. Cuando llegó al lugar una patrulla de la Policía el hombre quiso marcharse a toda prisa. Un agente trató de impedirlo pero el conductor aceleró bruscamente, impactó contra una columna de la gasolinera y el policía tuvo que esquivarlo para no ser atropellado.

El coche salió de la gasolinera sin respetar el stop y haciendo un giro antirreglamentario, lo que obligó a otros coches a frenar para evitar un accidente. Los policías locales salieron tras él y comenzó una persecución que se prolongó durante un kilómetro por la carretera de Sóller, hasta que el perseguido se salió de la vía e impactó contra un muro. El conductor sufrió una herida en la cabeza, por lo que tuvo que ser trasladado a Son Espases, donde permanece ingresado en calidad de detenido. La Guardia Civil se ha hecho cargo de las diligencias.