Unos padres acudieron con su hijo a ver una película en un centro comercial de Palma cuando comprobaron que un grupo de adolescentes no respetaba la distancia de seguridad preceptiva para evitar el contagio de la covid-19. Tras avisar al acomodador, este los reubicó en otro sitio de la sala. El grupo accedió a regañadientes y se sentó en el lugar donde les habían indicado. Pero los menores aguardaron a esta familia en la salida, les increparon en un centro comercial y, acto seguido, le propinaron una patada al hijo y otra al padre. A este último también le dieron un puñetazo. La Policía Nacional detuvo a tres menores por un presunto delito de lesiones. Otro de los chicos fue identificado, pero no fue arrestado. Era inimputable debido a su corta edad.

Los hechos ocurrieron sobre las 20.15 del pasado 22 de abril en una sala de cine de Palma. Unos padres acudieron con su hijo a ver una película. Cuando estaba sentada, la familia comprobó que un grupo de adolescentes ocupaba unos asientos muy próximos a los suyos y no respetaban la distancia de seguridad.

Los padres avisaron al acomodador y este reubicó a los adolescentes en otro lugar de la sala para mantener la distancia de seguridad preceptiva, debido a las restricciones sanitarias por la pandemia del coronavirus. Los menores accedieron a regañadientes y no tuvieron más remedio que trasladarse a los nuevos asientos que les asignaron. Pero este cambio no fue acogido en absoluto de buen grado.

Una vez que la película ya había concluido, cuatro adolescentes del grupo que había sido reubicado comenzaron a seguir a la familia por el centro comercial sin parar de increparlos. En un momento dado, los menores les dieron alcance y les profirieron toda suerte de insultos. En primera instancia, los chicos hicieron amagos de golpearles hasta que uno de ellos le propinó una patada al hijo y otra al padre. Otro le dio un puñetazo al progenitor en el rostro. Este sufrió lesiones y tuvo que recibir asistencia médica. Tras la agresión, los adolescentes huyeron del lugar mientras la familia fue atendida por los vigilantes de seguridad del centro.

Inimputable

Investigadores del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional se hicieron cargo del caso. Las pesquisas se centraron en identificar y localizar a los autores de la agresión. Finalmente, las indagaciones concluyeron que se trataban de cuatro menores. 

Los agentes de la Policía Nacional detuvieron a dos de ellos el pasado martes y un tercero el viernes por un presunto delito de lesiones. La identidad del cuarto implicado también fue esclarecida. No obstante, debido a su corta edad, era inimputable penalmente. Los investigadores pusieron la agresión perpetrada por estos adolescentes y los arrestos en conocimiento de la Fiscalía de Menores.