Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos condenados en Italia por la muerte de una joven a la que intentaban violar en Palma

Un tribunal concluye que Martina Rossi huía de una agresión sexual de los acusados cuando cayó del sexto piso de un hotel en Cala Major en 2011

Concentración en la Corte de Apelaciones de Florencia anteayer.

Un tribunal italiano ha condenado a dos hombres por la muerte en 2011 de una joven turista que cayó del sexto piso de un hotel de Palma cuando intentaban violarla. Tras el segundo juicio por el fallecimiento de Martina Rossi celebrado en aquel país, los sospechosos han sido declarados autores de un delito de intento de agresión sexual en grupo y penados con tres años de cárcel cada uno. El caso, archivado en Mallorca como un suicidio, culmina ahora tras un largo y complejo proceso judicial en Italia.

La Corte de Apelaciones de Florencia, en un fallo hecho público el miércoles por la tarde, considera probado que Rossi se precipitó al vacío desde un balcón del hotel Santa Ana de Cala Major el 3 de agosto de 2011 en un intento desesperado de evitar que los acusados, compatriotas suyos, la violaran. La joven, de 20 años, se sujetó a la barandilla por la parte exterior, cayó desde una gran altura y murió en el acto.

La Policía Nacional concluyó en su día que la víctima se había tirado de forma voluntaria y un juzgado de instrucción de Palma cerró el caso en cuestión de días. Los padres de Rossi lograron que las autoridades de su país iniciaran una investigación propia en 2012. El cadáver fue exhumado en busca de pruebas y los dos jóvenes italianos que estaban en la habitación con la chica cuando ocurrieron los hechos fueron citados a declarar. En una conversación en comisaría grabada por los investigadores italianos antes de ser interrogados, los acusados pactaron su declaración y se refirieron a la violación cuando nadie barajaba esa hipótesis todavía: «Tranquilo, en el cadáver no encontraron ninguna prueba de violencia sexual», comentó uno de ellos.

La víctima, Martina Rossi.

La víctima, Martina Rossi.

Tras el primer juicio, celebrado en 2018, ambos fueron condenados a seis años de cárcel por intento de agresión sexual y homicidio como resultado de otro delito. Este segundo cargo fue considerado prescrito tras un recurso y la condena quedó en tres años. En junio de 2020, un tribunal de apelación revocó el fallo y absolvió a los condenados al considerar que no había pruebas contra ellos. Sin embargo, la Corte Suprema italiana, el más alto tribunal del país, anuló la absolución en enero pasado, al entender que no se habían valorado correctamente las evidencias y ordenó celebrar un nuevo juicio. Tras esta segunda vista oral, el tribunal ha confirmado que Rossi murió cuando los dos acusados pretendían violarla.

Los padres: «Martina estaría satisfecha»

Bruno Rossi y Franca Murialdo, los padres de Martina Rossi, se mostraron satisfechos tras conocer la sentencia. «Por más baja que parezca la condena, estamos convencidos de que Martina también estaría satisfecha, porque reconoce que la mataron», dijeron a los medios italianos. «Nuestro estado de ánimo está por las nubes: parece que hemos recuperado el cariño de nuestra hija, la volvemos a sentir a nuestro lado. Aunque llevamos un inmenso dolor en nuestros corazones, nuestra batalla de diez años no ha sido en vano. Nuestra razón de ser era hacerle justicia a Martina y ha llegado la justicia», comentaron emocionados.

Los padres de Rossi lograron que la fiscalía italiana iniciara una investigación al no dar por buena la versión del suicidio con la que la Policía Nacional cerró el caso en España.

Compartir el artículo

stats