Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El fiscal pide seis años por la violación de una mujer en Ibiza

El acusado es un joven británico que el miércoles se sentará en el banquillo de la Audiencia Provincial

Turistas paseando por s'Arenal de Sant Antoni.

Turistas paseando por s'Arenal de Sant Antoni.

os magistrados de la sección segunda de la Audiencia Provincial tienen previsto juzgar el próximo miércoles en Palma a un joven del Reino Unido al que se acusa de la presunta comisión de un delito de agresión sexual cometido en Ibiza en el año 2019. El juicio estaba señalado para el 9 de diciembre del año pasado, pero finalmente se suspendió.

La Fiscalía de Ibiza reclama para el acusado una pena de seis años de cárcel por un delito de agresión sexual con acceso carnal vía vaginal. Según se explica en el escrito de la acusación pública, los hechos se produjeron el 14 de septiembre de 2019 en la habitación de un hotel de Sant Antoni en el que suelen pasar sus vacaciones muchos jóvenes turistas de nacionalidad británica.

En la habitación del hotel

El acusado, que en la actualidad tiene 28 años de edad, fue a la habitación de este hotel con una chica de su misma nacionalidad, relata el ministerio público. Ambos se conocieron en la isla, de vacaciones.

Cuando entraron en la habitación, siempre según el escrito de acusación, se besaron, y después ella manifestó claramente que no deseaba tener relaciones sexuales.

«Él hizo caso omiso a las manifestaciones de la mujer e introdujo su mano por dentro de la ropa en la zona de la vagina pese a que ella le contestó que no quería y le exigió que parara», remarca la acusación.

Él, sin embargo, siguió y empleó violencia, añade el escrito de la acusación pública. «La empujó contra la cama, inmovilizándola, a la vez que le decía ‘me encanta cuando peleáis, cuando os resistís’, y le quitó las bragas completamente a la vez que él preguntaba qué pasaría si la penetrara», añade el escrito. Ella se negó a ello «de forma reiterada» pero «él la penetró vaginalmente». La joven presentó una denuncia ese mismo día ante la Guardia Civil.

Además de la pena de privación de libertad, la Fiscalía de Ibiza reclama una orden de prohibición de aproximación a la víctima a una distancia de 200 metros durante un periodo de ocho años de duración, y una indemnización de 10.000 euros por daños morales.

Compartir el artículo

stats