Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El policía agredido en Cala Rajada negó a la Guardia Civil haber sido golpeado

Rafel Fernández dice sentirse «traicionado» por la Benemérita tras la reunión con la delegada del Gobierno

El alcalde de Capdepera sale de la Delegación con la regidora y el jefe de la Policía Local. Xavier Peris

El agente de la Policía Local de Capdepera que el pasado día 2 fue agredido por varios miembros de una familia en Cala Rajada negó inicialmente a la Guardia Civil que hubiera sido golpeado, y admitió únicamente que le habían empujado. No fue hasta el día después, tras la difusión el vídeo en el que se veía claramente cómo tres hombres le propinaban puñetazos, cuando denunció los hechos. El alcalde de Capdepera, Rafel Fernández, se quejó sin embargo ayer de que la Benemérita no hubiera actuado con suficiente diligencia, ya que los presuntos responsables no fueron detenidos hasta el día 5. Fernández afirmó ayer que la Benemérita se había comprometido a detener a los sospechosos la misma noche de la agresión. Dijo sentirse «traicionado» por la Guardia Civil y anunció que hoy mismo solicitará una investigación interna al ministerio del Interior.

Los hechos ocurrieron el pasado día 2 a las seis de la tarde en la calle ses Llegítimes de Cala Rajada, donde un numeroso grupo de familiares se enfrentó a golpes a dos agentes de la Policía Local que habían acudido tras recibir quejas por una fiesta ilegal en un domicilio. Los policías fueron separados por los miembros del clan y uno de ellos recibió repetidos puñetazos hasta caer al suelo. Cuando llegaron al lugar más patrullas de la Guardia Civil y la Policía Local, muchos de los implicados se habían marchado. Dos de los agresores se entregaron a la Guardia Civil el pasado día 5. El alcalde de Capdepera se quejó posteriormente de que se hubiera tardado tres días en arrestarles, habló de los «rumores» sobre que los atacantes eran confidentes de la Guardia Civil y anunció que «rompía relaciones con la Benemérita».

"El jefe de la Guardia Civil de Artà se comprometió a arrestarlos esa misma noche", afirma Fernández

decoration

Fernández acudió ayer a una reunión en la sede de Delegación del Gobierno, convocada para tratar de reconducir esta situación. Le acompañaba la regidora de Policía de Capdepera, Carmen Corraliza, y el jefe de la Policía Local, Joaquín Rodríguez. Junto a la delegada, Aina Calvo, estuvo el coronel jefe de la Guardia Civil, Alejandro Hernández, y el capitán de Manacor, Antonio Aparicio.

Así fue la agresión a un policía local en Cala Rajada

Al término de la reunión, el alcalde de Capdepera se reafirmó en sus críticas. «Hemos constatado que nuestra visión de los hechos y la que tiene la Guardia Civil son diferentes», dijo. Fernández anunció que van a solicitar al ministerio del Interior una investigación interna sobre la actuación de la Benemérita tras la agresión al agente: «No se trata de manchar a la Guardia Civil, sino de aclarar los hechos y depurar responsabilidades»

El alcalde insistió en que la actuación de la Guardia Civil «no fue correcta» y mantuvo que el jefe del puesto de Artà se comprometió a arrestar a los agresores la misma noche del día 2, por lo que dijo sentirse «traicionado».

«Creo que los hechos son tan graves como para haberlo hecho los arrestos lo antes posible», dijo.

"El trabajo de la Guardia Civil permitió detener a los agresores"

Aina Calvo, delegada del Gobierno en Balears, mantuvo ayer, tras la reunión con el alcalde de Capdepera, un talante conciliador, pero defendió la actuación de la Guardia Civil, «que ha trabajado de forma continua y silenciosa para conseguir la máxima información posible» sobre la agresión al policía de Cala Rajada. «El silencio y el rigor son imprescindibles en la investigación, y han permitido realizar un atestado fundamentado que se entregó al juzgado y posibilitó que se les impusieran medidas cautelares a los detenidos».

La delegada, con el coronel jefe de la Guardia Civil. | DM

Calvo, que estuvo acompañada por el coronel Hernández, insistió en que «los agresores fueron detenidos, y eso es un indicador claro de que la actuación de la Guardia Civil fue eficaz».

«La Guardia Civil hizo lo que consideró más adecuado para garantizar la seguridad tras un incidente muy tenso», dijo refiriéndose a la agresión al policía. «Se tuvo que tomar declaración a los testigos y realizar gestiones para identificar a los agresores, que fueron localizados y citados en las dependencias policiales. Hubo mucho trabajo y una respuesta contundente».

La delegada insistió en la necesidad de colaboración entre las instituciones, «para que estos enfrentamientos entre policías y guardias civiles no redunden en un perjuicio de los ciudadanos». También lanzó un mensaje de tranquilidad: «La delegación del Gobierno no ha roto relaciones con los ciudadanos de Capdepera y seguiremos velando por su seguridad».

Compartir el artículo

stats