Retirada del pasaporte y la obligación de comparecer cada semana en el juzgado. Estas fueron las medidas cautelares que decretó ayer el juez de guardia contra la conductora alemana, de 50 años, que arrolló el pasado 6 de abril a un motorista en Can Pastilla, que le causó la amputación de un pie. Está acusada de los delitos de imprudencia grave con resultado de lesiones y de fuga del lugar del accidente.

A primera hora de la mañana de ayer, agentes de la Policía Local de Palma trasladaron a la conductora detenida a la Jefatura Superior de Policía de Balears,, en la calle Simó Ballester. A través de videoconferencia, fue puesta a disposición juficial.

Durante su comparecencia, la detenida reconoció ser la conductora del Range Rover Evoque, de color blanco, que arrolló a un motorista en la Playa de Palma. El accidente de tráfico ocurrió sobre las seis de la tarde el pasado 6 de abril en la confluencia de la calle Ca na Gabriela con la Carretera Militar.

El vehículo se saltó una señal de stop y arrolló a un motorista de 31 años que circulaba correctamente y se dio a la fuga. En el accidente, la víctima presentaba un pie en estado catastrófico, que le fue finalmente amputado tras ser operado de urgencia en Son Espases.

A continuación, el Grupo de Investigación de Accidentes de la Policía Local de Palma se encargó de las pesquisas para esclarecer el siniestro. El análisis de las cámaras de videovigilancia determinó que el causante de las lesiones al motorista era un Range Rover Evoque, de color blanco, con un techo solar. No se identificó entonces al conductor, aunque el número de sospechosos era muy reducido. El fuerte impacto con la motocicleta causó daños ostensibles en la parte delantera izquierda del capó del turismo.

Entrega a la Policía Local

En la mañana del lunes, la conductora del vehículo se personó en el cuartel de la Policía Local de Palma, acompañada por su abogado. La mujer alemana, de 50 años, se entregó y reconoció que iba al volante del Range Rover Evoque, que al parecer es propiedad de su marido.

La conductora justificó su negativa a detenerse después de arrollar al motorista porque, según ella, desconocía el alcance de las lesiones que había causado a la víctima. También argumentó que no se había informado a través de los medios de comunicación para tener constancia de que había un herido grave. Fue al hacer un llamamiento aludiendo a su vehículo cuando se habría percatado de que era la responsable.

Un motorista sufre la amputación de un pie al arrollarle un coche en s’Arenal que se ha dado a la fuga