La conductora que el pasado día 6 se dio a la fuga tras arrollar en s’Arenal a un joven motorista, al que tuvieron que amputar un pie , se entregó ayer por la mañana y confesó ser la responsable del accidente, consciente de que su detención era cuestión de tiempo. Los investigadores de la Policía Local de Palma han realizado un cribado entre todos los coches del mismo modelo matriculados en Mallorca y apenas quedaban cuatro por ser localizados. La mujer explicó ayer a los policías que se marchó del lugar de la colisión porque entró en pánico. Será acusada de los delitos de imprudencia grave con resultado de lesiones y fuga del lugar del accidente, aunque el largo tiempo pasado impedirá comprobar si cuando ocurrieron los hechos había consumido alcohol o drogas.

El siniestro ocurrió sobre las seis de la tarde del pasado día 6 en la confluencia de la calle Camí de Ca na Gabriela y la Carretera Militar, en s’Arenal. Según las primeras investigaciones de la Policía, pendientes todavía de concluir, un coche se saltó un semáforo en rojo y arrolló a un hombre de 31 años que circulaba en una moto Yamaha T-Max 500. Tras la colisión el turismo se dio a la fuga sin prestar asistencia al motorista, que sufrió graves lesiones en una pierna.

El joven fue trasladado al hospital de Son Espases, donde le realizaron una intervención de urgencia en la que tuvieron que amputarle la extremidad.

Un motorista sufre la amputación de un pie al arrollarle un coche en s’Arenal que se ha dado a la fuga

El Grupo de Investigación de Accidentes de la Policía Local de Palma se volcó en la localización del conductor huido. Los agentes revisaron las diversas cámaras de seguridad de la zona y encontraron imágenes que permitieron identificar el vehículo, un Range Rover de color blanco con techo solar, que había sufrido daños en la parte delantera izquierda del capó. Los investigadores iniciaron entonces un cribado de todos los vehículos de este modelo matriculados en Mallorca para localizar al involucrado en el accidente. También pidieron la colaboración ciudadana para encontrar el vehículo con estas características.

Fuentes policiales indicaron ayer que esta búsqueda estaba ya muy avanzada y apenas quedaban cuatro de estos vehículos por inspeccionar, cuando ayer por la mañana se presentó una mujer en las dependencias de Sant Ferran y confesó ser la conductora implicada en el siniestro.

Se trata de una mujer de 50 años de nacionalidad alemana, pero residente desde hace treinta años en una localidad del norte de Mallorca. La mujer, que se presentó acompañada por su abogado, explicó que tras la colisión se marchó del lugar porque había entrado en pánico. Había regresado a su domicilio y había mantenido desde entonces el coche en el garaje. A lo largo del día de ayer el vehículo fue trasladado a Palma, donde será objeto de un detenido examen.

La mujer quedó arrestada acusada de los delitos de imprudencia grave con resultado de lesiones y fuga del lugar del accidente. Ayer permanecía en los calabozos de la Policía, a la espera de ser conducida a disposición judicial.

Los agentes han comprobado que la conductora cuenta con el permiso de conducir en regla y seguro en vigor, aunque tenía caducada la ITV. En cualquier caso, el largo tiempo transcurrido impide determinar si cuando ocurrió el accidente circulaba bajo los efectos del alcohol o las drogas.