Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El clan de Cala Rajada insultó a una trabajadora del hotel tras agredir a los policías locales

Estos conflictivos individuos recriminaron a la mujer que, supuestamente, hubiera mantenido relaciones sexuales con un primo suyo

Así insulta el clan de Cala Rajada a una trabajadora del hotel

A voz en grito, desde un balcón, los integrantes del clan de Cala Rajada profirieron insultos a una empleada del hotel de la calle ses Llegítimes, Los improperios fueron proferidos a la trabajadora cuando acababan de agredir a dos agentes de la Policía Local. En especial, emplearon especial violencia contra uno de ellos.

Así, uno de los miembros del clan recriminó a la empleada que, supuestamente, hubiera mantenido relaciones sexuales con su primo y con otras personas del pueblo. Algo a lo que la interpelada no dudó en replicarles.

"¡Tú te f... a un primo mío!", le espetó a gritos un miembro del clan desde el balcón donde estaban celebrando una fiesta ilegal, con música a todo volumen, el pasado Viernes Santo. "¡Eres una canalla!", insultó uno de los jóvenes a la trabajadora del establecimiento hotelero. "¡Eres una perra!", prosiguió otro integrante del conflictivo colectivo.

A raíz de la agresión a los dos agentes de la Policía Local de Capdepera, el malestar creciente de los vecinos hacia este clan ha aflorado sin ambages. Muchos residentes destacan el comportamiento violento de estos individuos y el hecho de que alguno de ellos hubiera estado implicado en un atropello intencionado a otro joven.

El pasado lunes, los dos hermanos que participaron directamente en la agresión a los agentes de la Policía Local de Capdepera se entregaron en el cuartel de la Guardia Civil de Artà. Tras pasar una noche en los calabozos, el martes fueron puestos a disposición judicial en los juzgados de Manacor. El juez los dejó en libertad con cargos. También les impuso la prohibición de abandonar Mallorca, la retirada del pasaporte y la obligación de personarse en los juzgados cada 15 días.

La agresión a los dos agentes de la Policía Local de Capdepera ha generado un importante desencuentro entre el Cuerpo y la Guardia Civil. Hasta el punto de que el alcalde del municipio, Rafel Fernández, anunció la ruptura de relaciones con el instituto armado. Así, los primeros recriminan la supuesta tardanza en practicar la detención de los implicados. También el hecho de que fueran citados al cuartel en lugar de acudir arrestarlos. Mientras, la Guardia Civil replica que se ha aplicado el "procedimiento ordinario" para este tipo de situaciones para minimizar el conflicto que puede acarrear una intervención directa.

Compartir el artículo

stats