Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

Piden 10 años de cárcel por un atraco violento a un anciano en su casa en Son Sardina

La fiscalía acusa a un joven de irrumpir con dos menores en la vivienda de un hombre de 87 años en Son Sardina, golpearle con una pistola en la cabeza, y robarle 100 euros en agosto pasado

El joven acusado por el violento atraco, ayer durante la vista celebrada en Palma.

Un estruendo sobresaltó a un anciano de 87 años que echaba la siesta en una butaca en su casa de Son Sardina, en Palma, el pasado verano. Tres jóvenes acababan de romper los cristales de la puerta de entrada. Tenían una pistola y malas intenciones. Los intrusos le golpearon varias veces en la cabeza mientras le exigían dinero. El anciano les dio la cartera, donde llevaba 100 euros, pero les pareció poco y volvieron a pegarle para conseguir más. La víctima insistió en que eso era todo lo que tenía y, aprovechando un descuido de los atracadores, pudo pulsar el botón del sistema de teleasistencia. Los delincuentes se dieron cuenta y decidieron huir.

Uno de los presuntos autores de este violento atraco, un joven de 19 años, se enfrenta ahora a una petición de la fiscalía de diez años de cárcel. El ministerio público le imputa un delito de robo con violencia e intimidación en casa habitada y con instrumento peligroso y otro de lesiones con alevosía. El anciano sufrió por los golpes recibidos, alguno de ellos con el arma, un traumatismo craneal y una brecha donde tuvieron que darle varios puntos. Tardó una semana en recuperarse. La acusación pública reclama también que el joven indemnice con 310 euros a la víctima, 100 por el dinero robado y 210 por las heridas.

Los delincuentes entraron en la vivienda cuando la víctima estaba durmiendo en una butaca

decoration

Los hechos ocurrieron hacia las cuatro de la tarde del 24 de agosto de 2020 en una vivienda apartada situada en Son Sardina, donde el anciano vivía solo. La investigación abierta por la Policía Nacional permitió identificar a los tres sospechosos en cuestión de días. El 2 de septiembre fueron localizados en Calvià. Al ver a los agentes se dieron a la fuga, pero todos fueron arrestados tras una persecución. Dos de los acusados eran todavía menores de edad y fueron puestos a disposición de la fiscalía. El tercero tenía ya 19 años e ingresó en prisión preventiva por orden judicial.

El adulto compareció el miércoles en un juzgado de lo penal de Palma, donde se celebró una vista previa. La fiscalía ofreció a la abogada defensora un acuerdo de conformidad por el que estaba dispuesta a rebajar la condena a seis años de prisión. El acusado no aceptó el trato y durante la vista anunció a la magistrada su intención de cambiar de abogado. La jueza aplazó la celebración del juicio y dio un plazo de cinco días al joven para designar otro letrado. El sospechoso fue conducido de nuevo por la Policía Nacional al centro penitenciario, donde continúa recluido.

De forma paralela, la responsabilidad penal de los dos adolescentes supuestamente implicados en el violento robo se dirime un juzgado de menores de Palma. El juicio a estos dos sospechosos tampoco se ha celebrado todavía.

Compartir el artículo

stats