Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juicio a dos búlgaros por transportar 4.000 kilos de hachís en un velero al sur de Mallorca

La fiscalía pide seis años de cárcel para sus tripulantes

La droga intervenida en el Phase One,  tras ser trasladada al puerto de Eivissa.

La droga intervenida en el Phase One, tras ser trasladada al puerto de Eivissa.

Cuando está a punto de cumplirse un año de la intervención de un alijo de casi 4.000 kilos de hachís en el velero Phase One, en una operación conjunta de la Agencia Tributaria y la Policía Nacional, en alta mar a unas 80 millas al sur de Mallorca, sus dos tripulantes, dos ciudadanos búlgaros de 25 y 45 años, serán juzgados hoy por narcotráfico. La fiscalía solicita para cada uno de ellos una pena de seis años y nueve meses de prisión y el pago de una multa de quince millones de euros. La captura del Phase One fue la primera parte de una actuación a gran escala contra una organización que introducía enormes cantidades de droga en Europa a través de Balears, y a la que en total se le intervinieron cinco embarcaciones con unas 35 toneladas de droga. La operación, denominada Goleta-Gratil, está considerada la mayor intervención contra el tráfico de hachís por vía marítima en España.

Una actuación policial de grandes proporciones que comenzó con la captura del Phase One, el 26 de marzo del año pasad, en pleno confinamiento por la pandemia.

Los investigadores de la Policía Nacional y la Agencia Tributaria iban detrás de la pista de una organización internacional dedicada a la introducción de grandes partidas de hachís. Durante los meses de febrero y marzo del año pasado, los investigadores descubrieron que los ciudadanos búlgaros Ivelin S.D. e Ivo N.B., de 45 y 25 años, habían recibido en Mallorca un lujoso velero, el Phase One, con bandera de los Países Bajos. Según el escrito de acusación del fiscal, la embarcación figuraba como propiedad de otro ciudadano búlgaro, un hombre sin recursos económicos, pero realmente pertenecía a una organización criminal dedicada al tráfico de drogas a gran escala.

La red contrató a los dos búlgaros, marineros experimentados, para que viajaran desde Mallorca a las costas de Argelia, donde debían cargar un gran alijo de hachís, y transportarlo a un lugar indeterminado de la costa europea. Desde allí la organización tenía previsto introducirlo en el mercado de la droga.

El Phase One salió de Mallorca el 24 de marzo de 2020. Cargaron la droga en Argelia y tomaron rumbo norte. Pero para entonces la embarcación sospechosa estaba siendo sometida a vigilancia por parte de los cuerpos policiales. El 26 de marzo, el velero fue interceptado cuando navegaba por aguas internacionales, a unas 80 millas al sur de Balears.

Abordaje de alto riesgo

Fue un abordaje calificado de alto riesgo, por las malas condiciones del mar y por el intento de sabotaje de los propios marineros, que prendieron fuego al velero. Sin embargo, los agentes que abordaron la embarcación pudieron sofocar el incendio y el Phase One fue finalmente trasladado al puerto de Eivissa. A bordo llevaba 128 fardos de hachís, con un peso total de 3.833 kilos.

El escrito de acusación de la fiscalía considera que el cargamento estaba destinado a ser vendido en Europa en el mercado ilícito por parte de la organización criminal que contrató a los dos marineros para la travesía desde Argelia.

El fiscal acusa a los dos búlgaros de un delito contra la salud pública y solicita para ellos una pena de seis años y nueve meses de prisión , así como el pago de una multa de quince millones de euros. La fiscalía solicita también el decomiso del lujoso velero.

El juicio, el primero derivado de la operacion Goleta-Gratil, se celebrará hoy por la mañana en la sección primera de la Audiencia Provincial de Palma.

Compartir el artículo

stats