Suscríbete

Caso Abierto - Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El tráfico en Mallorca en tiempos de pandemia | 20% menos coches, 36% menos multas, 30% menos muertes

Las restricciones en la movilidad tuvieron un efecto directo en las carreteras: los vehículos en circulación bajaron un 80% y con ellos las víctimas mortales hasta niveles nunca vistos

La intensidad del tráfico en las vías de Balears se redujo notablemente a consecuencia de las restricciones de movilidad.

Es la otra cara de la pandemia. Las restricciones de movilidad que ha llevado aparejada tuvieron un efecto inmediato en el tráfico rodado, hasta el punto de que el año pasado se cerró con la cifra de víctimas mortales en las carreteras de Balears más baja desde que hay registros, en 1960. Pero las consecuencias de las limitaciones han ido mucho más allá. 2020 probablemente pasará también a la historia reciente como el año con menos coches y menos conflictividad vial. Una disminución estimada en un 19% de los vehículos en circulación a lo largo del año en las islas  se ha traducido en una rebaja de un 36% en las multas impuestas por la Guardia Civil de Tráfico y un descenso de un 29% en las víctimas mortales en accidentes.

Las estadísticas de la Dirección General de Tráfico (DGT) arrojan una estimación de una caída de un 19,41% de la media de vehículos en circulación en 2020 respecto a 2019. Esta cifra se ha calculado tomando como referencia la intensidad del tráfico en la Vía de Cintura de Palma (Ma-20). A lo largo de todo 2019 soportó el paso de 24.595.972 vehículos en sentido Llucmajor y 24.270.036 hacia Andratx. En 2020 fueron 20.129.846 y 19.365.292.

La diferencia resulta mucho mayor si se comparan un día del periodo de confinamiento duro que se impuso tras la declaración, en marzo, del estado de alarma. El 1 de abril de 2019, primer lunes del mes, circularon por la Ma-20 en sentido Llucmajor 70.733 vehículos. El 6 de abril del año siguiente, primer lunes del mes, y en pleno confinamiento general, recorrieron esa misma vía 14.724 vehículos. La caída fue de casi un 80%. Solo circularon uno de cada cinco vehículos que lo habían hecho el año anterior.

Agentes de la Guardia Civil, durante un control en la autopista de Llucmajor. | MANU MIELNIEZUK

En cambio, el descenso fue mucho menos acentuado durante los meses de verano, cuando se había llevado a cabo la desescalada tras la primera oleada de la pandemia. La comparación del tráfico en el mismo tramo entre el 1 de agosto de 2019 (primer jueves del mes) y el primer jueves de agosto (el día 6) de 2020 muestra una bajada de apenas un 11%. (77.106 vehículos en 2020 frente a los 86.645 del año anterior). La intensidad del tráfico se recuperó paulatinamente aunque sin alcanzar los niveles previos a la pandemia.

Este fenómeno tuvo una incidencia directa en las infracciones detectadas por la Guardia Civil de Tráfico en las carreteras de las islas. Sus agentes interpusieron un total de 170.060 denuncias a lo largo de 2019. La cifra cayó a 107.964 el año pasado. Un descenso de un 36,5%.

La mayoría de las multas se refieren a excesos de velocidad. A lo largo de 2019 la Guardia Civil multó a un total de 99.379 conductores cuyos vehículos fueron detectados circulando a una velocidad superior a la permitida por los distintos radares instalados en las carreteras de Balears, tanto fijos como móviles. La cifra bajó el año pasado a 54.616, prácticamente la mitad.

Le siguen en cuanto a volumen de multas los vehículos que fueron detectados sin haber pasado la ITV. En 2019 se interpusieron 22.007 denuncias por este motivo, una cantidad que también bajó, aunque de forma más moderada, el año pasado, cuando fueron 16.549.

Otro de los motivos destacados para interponer una multa fue el uso del teléfono móvil mientras se conduce. Si en 2019 se interpusieron 4.964 denuncias por esta causa, en 2020 fueron 3.819.

Alcohol y drogas

Capítulo aparte merecen los casos de conducción bajo los efectos del alcohol o drogas. La cantidad de controles de alcoholemia realizados por la Guardia Civil y los distintos cuerpos de Policía Local cayó de un año a otro, consecuencia directa de las limitaciones provocadas por los meses de confinamiento, cierre de restaurantes y bares, y toque de queda. A lo largo de 2019 se realizaron en Balears 205.293 pruebas de alcoholemia, con un total de 5.181 casos positivos (un 2,5%). En 2020 se realizaron 58.367 de estas pruebas, apenas una cuarta parte que el año anterior, con 1.576 positivos (un 5,1%). Las pruebas de drogas experimentaron un descenso similar. En 2019 se realizaron 2.579 de estos controles a conductores con 1.651 casos positivos (un 64%), mientras que en 2020 fueron 894 las pruebas, con 369 positivos (un 41%).

Y el descenso del tráfico se reflejó directamente en la siniestralidad. Las estadísticas oficiales de la DGT recogen que en 2020 murieron 26 personas en accidentes de tráfico en las vías interurbanas de las islas, casi un 20% menos que el año anterior, cuando registró 33 fallecidos.

Si se amplía la cifra con los casos de fallecidos en vías urbanas y aquellos que perdieron la vida pasadas 24 horas del accidente, en 2020 hubo en Balears 35 víctimas mortales en accidentes de tráfico. Es un 30% menos que los 49 fallecidos el año anterior. Ha resultado ser el año con menos fallecidos en accidentes de tráfico desde que hay registros, en 1960.

Compartir el artículo

stats