La Policía Nacional ha detenido en Palma a tres colombianos por explotar sexualmente a un compatriota, al que obligaban a prostituirse en un piso de la ciudad y amenazaban para saldar una deuda de 2.000 euros.

La investigación, llevada a cabo por la Unidad Contra las Redes de Inmigración y Falsedad documental (UCRIF) y bautizada como 'Operación Island', comenzó en noviembre del año pasado. La denunciante explicó que fue captada en su país de origen por uno de los acusados. Le ofreció la posibilidad de venir a Mallorca a ejercer la prostitución. Debía pagar 2.000 euros por el viaje y la víctima aceptó, según dijo, por su grave situación en Colombia. El sospechoso envió el dinero para pagar el billete de avión y el resto de gastos a un familiar que tenía en aquel país para que las autoridades no pudieran seguir el rastro del viaje de la víctima.

Una vez en Palma, además de tener que abonar la deuda contraída, la víctima tuvo que trabajar ejerciendo la prostitución en el piso que el acusado explota junto a su pareja en el centro de Palma. El inmueble es conocido en las redes sociales y en las páginas de contactos de transexuales. Las condiciones en las que tenía que prostituirse eran infrahumanas. Debía ofrecer sus servicios sexuales 23 horas diarias, sin jornadas libres, entregando la mitad de sus ganancias a los sospechosos, además de ir pagando los 2.000 euros del viaje. Era controlada en todo momento por los acusados para cerciorarse de que trabajaba y generaba dinero para ellos con los servicios sexuales.

Meses después, la víctima decidió mudarse a Santa Cruz de Tenerife. Dejó pendientes de pago 800 euros de la deuda. Los ahora detenidos la llamaban y le enviaban mensajes para amenazarla y coaccionarla para que pagara.

La Policía Nacional abrió una investigación y logró identificar y detener a los tres acusados,  dos hombres de 32 y 36 años y una mujer de 25, como presuntos autores de delitos de trata de seres humanos con fines de explotación sexual, amenazas, coacciones y delito relativo a la prostitución. Los sospechosos fueron arrestados el pasado jueves en Palma.

La Policía Nacional ha recordado que cuenta con la línea telefónica 900 10 50 90 y el correo electrónico trata@policia.es para facilitar la colaboración ciudadana y la denuncia, anónima y confidencial, de este tipo de delitos. La llamada no queda reflejada la llamada en la factura telefónica.