Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Con la ketamina te puedes ver capaz de parar un tren o volar como Supermán»

La Guardia Civil y la Policía de Miami intervinieron en Eivissa 14 litro de ketamina. GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil y la Policía de Miami intervinieron en Eivissa 14 litro de ketamina. GUARDIA CIVIL

La sección primera de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha desestimado por completo el recurso presentado por dos jóvenes de nacionalidad británica que fueron detenidos en julio de 2019 pasado en Sant Antoni con cantidades importantes de varios tipos de droga, como ketamina, cocaína, MDMA en polvo y en pastillas y hachís. De esta forma, el Alto Tribunal ratifica al cien por cien la sentencia dictada contra ambos por los magistrados de la sección primera de la Audiencia Provincial, que les impusieron penas de prisión de seis años y un día y el pago de una multa de 15.565 euros cada uno.

El Tribunal Supremo ha desechado uno a uno todos los argumentos de los abogados de los condenados, entre los que destaca que, según la defensa, no está probado que la ketamina sea una sustancia que cause graves daños a la salud.

Potencial alucinógeno

 En este sentido, los magistrados del Supremo recuerdan que, según la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios del Ministerio de Sanidad y Consumo, la ketamina es una sustancia psicotrópica que se utiliza como anestésico general de acción rápida, antiguamente utilizado en niños y ancianos, pero actualmente restringido al ámbito veterinario, y que en las personas genera sensaciones psíquicas muy vivas como modificaciones del humor, experiencias disociativas de la propia imagen, sueños y estados ilusorios.

Causa también efectos importantes en el sistema cardiovascular, según Sanidad. Una perito citada en el juicio, además, señala en su informe que la ketamina se ha propagado en los últimos años como sustancia de abuso utilizada con fines de ocio y, en este ámbito, remarca que se trata de un psicotrópico con un elevado potencial alucinógeno, pues su inhalación causa un efecto disociativo, al producir la sensación de que la mente se separa del cuerpo, lo que genera vivencias imaginarias, alucinaciones, delirios y episodios psicóticos. 

A la larga, remarca, produce dependencia psicológica y también física. A corto plazo puede tener efectos graves, imprevisibles y, a largo plazo, efectos cerebrales irreversibles.

Un segundo perito explicó en el juicio que la ketamina produce un efecto alucinógeno que en algunos aspectos puede asimilarse a los que genera el LSD. Su inhalación produce una disociación o separación del individuo con respecto al mundo exterior, «de modo que puede creerse capaz de detener un tren o de volar como Supermán, de manera que el consumidor pierde el contacto con la realidad externa y con el mundo de su entorno. 

Can Misses se hizo con los medios necesarios para poder identificar la ketamina. JUAN A. RIERA

En la sentencia, los jueces del Supremo recuerdan que estos dos jóvenes del Reino Unido fueron sorprendidos en Sant Antoni por agentes de la Policía Local y de la Guardia Civil con 41 bolsitas con 56,43 gramos de cocaína con una riqueza del 77,4%, 30 más con 95,06 gramos de ketamina con una riqueza del 90%; 31 con 71,63 gramos de MDMA -el principio activo del éxtasis- con una riqueza del 56,1%; seis bolsas más con 10,48 gramos de cannabis con una riqueza del 19,4%; 150 comprimidos de MDMA con un peso de 73,3 gramos con una riqueza del 37%; otros 139 comprimidos de MDMA con un peso de 61,26 gramos con una riqueza del 50,9%; otras 56 pastillas de MDMA con un peso de 29,41 gramos y una riqueza del 37,6%; y una bolsita con restos de comprimidos de MDMA con un peso de 0,58 gramos y una riqueza del 49,3. Toda esta droga, según los cálculos de la Fiscalía de Ibiza, habría alcanzado un valor en el mercado negro de 15,565 euros.

En el momento en que fueron detenidos, los dos británicos llevaban encima 2.400 euros procedentes de la venta de sustancias estupefacientes, según la acusación pública, que en un principio pedía una pena de ocho años de cárcel para cada uno. 

Un cuarto de siglo de ketamina

El uso recreativo de la ketamina en Ibiza ha sido una constante desde que llegó al mercado negro hace unos 25 años. La prueba es que, recientemente, la Guardia Civil de Balears junto con agentes de Miami de la Agencia HSI (Homeland Security Investigaciones) de Estados Unidos arrestaron en la isla, concretamente en Jesús, a varias personas presuntamente relacionas con un grupo dedicado al tráfico de marihuana y ketamina.

La investigación comenzó cuando la Policía de Florida detectó que estaba siendo introducida ketamina desde Ibiza en Estados mediante la utilización de mulas, que llevaban la droga escondida en maletas a cambio de una cantidad económica.

En esta operación, que la Guardia Civil llamó ‘Pertinax’, se desmanteló una organización internacional con la detención de once personas en España, seis en Eivissa, y tres en Miami. Los agentes se incautaron de 15 kilos de MDMA en píldoras y 14 kilos de ketamina líquida.

Los investigadores consideran que el líder del grupo era un discjockey argentino-estadounidense. Los once detenidos fueron puestos a disposición de los juzgados de guardia de Ibiza y Barcelona, y siete de ellos ingresaron en prisión con carácter provisional. 

Compartir el artículo

stats