El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha confirmado la condena a cinco y tres años y medio de cárcel y las indemnizaciones a pagar por Fernando Blanco y Margalida Garau por estafar más de 400.000 euros en donativos aprovechándose de la enfermedad rara que sufría su hija, la niña mallorquina Nadia Nerea. El alto tribunal desestima el recurso interpuesto por los acusados, que residieron en la isla y lograron aquí numerosos donativos, contra la sentencia de la Audiencia de Lleida de agosto del 2019, detallando las indemnizaciones que debían pagar a cada una de las víctimas del fraude.

De hecho, el TSJC ya confirmó en mayo de 2019 la condena a los padres de Nadia, aunque anuló las indemnizaciones previstas inicialmente, que se limitaban a un grupo inversor y a dos particulares, por «falta de concreción», por lo que ordenó a la Audiencia de Lleida que redactara otra resolución individualizando a todos los perjudicados a los que había que indemnizar. La Audiencia lo hizo en agosto de 2019, incorporando un listado con unas 70 personas y entidades que debían percibir cantidades que oscilaban entre los 13.000 y los 20 euros.

Los padres de Nadia recurrieron esta nueva resolución, que ahora el TSJC ha avalado con el argumento de que la Audiencia no redactó nuevamente la sentencia, sino que se limitó a incorporar la lista de las personas y entidades que debían ser indemnizadas. Por lo tanto, no acepta anular la condena que ya había ratificado previamente.