Dotaciones de los Bombers de Palma tuvieron que actuar anoche en diversos incendios declarados en distintos puntos de la ciudad. Un fuego en un vehículo en el aparcamiento del hospital de Son Llàtzer, un fuego de basura en el descampado de Son Banya y otro que afectó a la cocina de un domicilio en Can Pastilla.

A las siete de la tarde de ayer se declaró un incendio que destruyó un coche en el aparcamiento del hospital de Son Llàtzer. Varias dotaciones de los Bombers y la Policía Local acudieron con urgencia al lugar y sofocaron las llamas antes de que se extendieran. Poco después, a las ocho menos cuarto, se produjo otro fuego en un descampado frente a Son Banya. Las llamas se extendieron por la basura acumulada en el lugar, pero el incendio fue extinguido poco después.

A las doce y veinte de la noche se registró otro fuego, en este caso por una olla olvidada en una cocina de un domicilio de Can Pastilla. El fuego causó se extendió a la campana extractora y provocó daños en el inmueble.