La Policía Nacional ha detenido en Palma a un hombre de 49 años por presuntos abusos sexuales a su sobrina y acoso a otra adolescente en las redes sociales. Ambas víctimas contaban entre 14 y 15 años de edad. La denuncia de unos padres por los mensajes, con clara connotación sexual, que recibía su hija por parte de este sujeto, sirvió a los investigadores para averiguar la existencia de otro caso similar, con tocamientos, sobre su familiar.

Así, los padres de una menor se alarmaron y denunciaron a un individuo por los mensajes que mandaba en una red social un hombre a su hija adolescente, con marcadas connotaciones sexuales. El sujeto se dirigía a la chica como si de una mujer adulta se tratara. El padre y la madre de la menor coincidieron en que el contenido de los textos que este individuo remitía a la niña era inadecuado.

Una de las principales preocupaciones de los progenitores se produjo al averiguar que el sujeto que enviaba mensajes a su hija tenía una particular fijación: que la chica le enviara fotografías suyas provocativas. Algo a lo que la adolescente, al parecer, nunca llegó a acceder.

Fruto de las pesquisas, los investigadores de la Unidad de Familia y Mujer (Ufam) de la Policía Nacional lograron identificar al remitente de dichos mensajes. Los expertos también averiguaron la existencia de otro caso, sin relación alguna, en el que la víctima sería la sobrina de este sujeto, de similar edad a la de la otra chica.

En el caso de esta otra chica, sobrina del arrestado, los hechos se remontan al año pasado. La menor se mostraba reacia a acudir al domicilio de su tía. El motivo de su negativa era la actitud «cariñosa» de su tío, que mostraba frecuentemente con ella. De acuerdo con el testimonio de la chica, el familiar la sometía a tocamientos, consistentes en acariciarle varias zonas del cuerpo, incluyendo sus partes íntimas.

El sujeto insistió en una red social a una de las chicas para que le enviara fotografías provocativas de ella

El tío de la chica tenía por costumbre colocar la mano sobre el hombro de su sobrina. Luego la dejaba caer hasta tocarle un pecho. En otras ocasiones, se propasaba con la adolescente de una manera mucho más directa. Le daba cachetes en las nalgas o le tocaba las piernas. 

Pese a la negativa de la menor y la insistencia de la sobrina al tío para que desistiera en su actitud, este hacía caso omiso y proseguía con los tocamientos, que en alguna ocasión los dirigió a los genitales de la adolescente.

Coincidencias

El hartazgo de la chica hacia el comportamiento de su tío lo trasladó al colegio donde estudiaba. Al tener conocimiento de un posible caso de abusos sexuales el centro escolar se puso en contacto con el Servicio de Protección de Menores para ponerles en conocimiento el relato de la adolescente, explicaron ayer fuentes conocedoras del caso.

A continuación, esta entidad activó el protocolo establecido para estos casos. Los especialistas se pusieron en contacto con la Ufam de la Policía Nacional. Los investigadores averiguaron entonces que el sospechoso de estos abusos se trataba de la misma persona que habría protagonizado acoso sexual en una red social a otra adolescente. Sin embargo, no había ninguna relación entre ambas menores.

Como consecuencia de la coincidencia de ambos casos en el mismo sospechoso, el hombre de 49 años fue detenido por los presuntos delitos de acoso y abusos sexuales a dos adolescentes de menos de 16 años. Las diligencias policiales fueron remitidas al juzgado.