Los pirómanos de contenedores volvieron ayer a actuar de madrugada en Palma. Los Bomberos tuvieron que actuar en tres incendios en un margen de unas horas. Uno de los fuegos, el de mayores dimensiones se registró en la calle Fàbrica. Las llamas consumieron totalmente tres contenedores, uno parcialmente y también afectó a cuatro coches.

El primer de los fuegos se dio poco después de la medianoche. A las 00.05, los bomberos sofocaron un incendio en un contenedor ubicado en la calle de l’Heura, junto a la intersección con Cirerer, en el barrio palmesano de es Rafal. Fue la antesala de otros actos vandálicos.

Horas más tarde, a las 4.20, un nuevo fuego quemó completamente tres contenedores a la altura del número 52 de la calle Fàbrica y otro se incendió parcialmente. Las llamas, de grandes proporciones, se extendieron y afectaron a cuatro coches aparcados por la zona.

Pocos minutos después, a las 4.50 horas, los bomberos de Palma se tuvieron volver a movilizar a escasas manzanas de distancia. En esta ocasión, el fuego afectó a un contenedor situado en la avenida Argentina esquina con calle Fàbrica. Los servicios de extinción tuvieron que actuar rápidamente para evitar que se extendiera a los depósitos contiguos.

Hace unos días, otro contenedor también fue incendiado en Palma. La Policía Nacional, a través del Grupo de Atracos, ha iniciado una investigación para esclarecer quién causó estos incendios, claramente intencionados. Los indicios apuntan a que algunos tienen un mismo autor.