Cuatro vigilantes de seguridad privada que durante el año pasado llevaron a cabo actuaciones destacadas fueron homenajeados ayer en la Jefatura de Policía, durante una celebración del Día de la Seguridad Privada marcada por las restricciones impuestas para frenar la pandemia de coronavirus.

Francisco Javier Sánchez, de la empresa Eulen Seguridad, por su intervención que permitió detener al presunto autor de un delito de violencia de género y por su asistencia a la víctima; Valentín Fernández, de Pycseca Seguridad, por salvar la vida a una persona en una zona aislada del hospital de Son Llátzer; Rafael Ramos, de Prosegur, por evitar que un joven se lanzara al vacío en un centro comercial; y Ángel Astorga, de Trablisa, por salvar la vida a una niña de tres años que se había atragantado en el aeropuerto de Son Sant Joan. Todos ellos recibieron una mención honorífica en un acto celebrado ayer en la Jefatura de Policía, con la asistencia del jefe superior, Gonzalo Espino; el comisario provincial, José Antonio Puebla; y el jefe del grupo de Seguridad Privada, Alfredo Rodríguez

En Eivissa, el jefe de la comisaría, Manuel Hernández, entrego otra mención honorífica al director de seguridad del Grupo Pachá, David Téllez, por su colaboración.

 Estos homenajes se incluyen dentro del Día de la Seguridad Privada, marcado este año por las restricciones por el coronavirus.