Juan Torres Serra, el principal sospechoso de la desaparición de un hombre en una finca de Binissalem, hizo ayer alarde de chulería al ser puesto en libertad con cargos en los Juzgados de Inca. "Entrad cuando queráis. Tenéis la llave. Feliz Navidad", espetó a los agentes de la Guardia Civil que le habían conducido esposado horas antes ante la jueza. Esta le impuso como medidas cautelares la prohibición de salir de Balears y la obligación de presentarse una vez al mes en los juzgados.

A primera hora de la mañana de ayer, efectivos de la Guardia Civil trasladaron al Juzgado de Inca al principal sospechoso de hacer desaparecer a un hombre el pasado mes de agosto en una finca de Binissalem. La titular del Juzgado de Instrucción 3 le dejó en libertad con cargos.

Durante buena parte de esta semana, numerosos investigadores han escudriñado todos los rincones de esta propiedad en busca de restos de Antonio Llabrés Mairata, de 48 años. No se tiene constancia de su paradero desde el pasado 24 de agosto.

Las alarmas saltaron a los investigadores del instituto armado después de averiguar que el desaparecido se encontraba en compañía de Juan Torres Serra antes de que se le perdiera el rastro por completo. Numerosos hechos similares jalonan el historial delictivo de este delincuente ibicenco.

Antecedentes idénticos

A lo largo de los últimos 22 años, Juan Torres Serra, más conocido por Rotavella o el Pirata, ha sido investigado por la desaparición de cuatro personas en Eivissa y en Mallorca. La Guardia Civil le detuvo el pasado martes en Binissalem, al considerarle el principal responsable de la desaparición de Antonio Llabrés Mairata, vecino de Binissalem.

Los investigadores recurrieron a perros adiestrados en la localización de personas y a excavadoras para examinar palmo a palmo la finca situada en el Camí de Biniagual. Los expertos del instituto armado eran sabedores de las escasas probabilidades de encontrar el cadáver en la parcela. Juan Torres Serra ya había salido indemne en Eivissa de otros tres hechos casi idénticos.