Una carterista 'cariñosa' desvalijaba a sus víctimas después de darles abrazos. La mayoría de los afectados de estos robos al descuido eran octogenarios. La Policía Nacional ha detenido a esta mujer, de 34 años, por al menos siete hurtos y un delito de lesiones.

La ladrona cometió los delitos desde finales del año pasado hasta ahora. Su escenario predilecto para cometer las fechorías era el barrio palmesano de Pere Garau. La inmensa mayoría de sus víctimas eran hombres de edad avanzada, con excepción de una mujer. La media de edad de los afectados eran octogenarios, aunque una víctima tenía 46 años y la más mayor 93.

La detenida se mostraba muy cariñosa con sus víctimas. Les daba numerosos abrazos para ganarse su confianza y las embaucaba. No obstante su verdadero objetivo era hacerse con la cartera del incauto. El valor de los efectos sustraídos se calcula que podría alcanzar los 1.4000 euros. Las estimaciones apuntan a que podría haber un mayor número de afectados.

En una ocasión, una de las víctimas le recriminó a la carterista su comportamiento. La ladrones le replicó propinándole un fuerte empujón antes de abandonar el lugar. Sobre las ocho y media de la tarde del jueves, agentes de la Policía Nacional detuvieron a esta 'cariñosa' delincuente.

Las pesquisas policiales continúan en aras de descubrir más personas desvalijadas. A tenor de las declaraciones de los denunciantes, el número de afectados podría ser mucho mayor.