La Audiencia Provincial de Balears juzga esta semana a once personas acusadas de un delito contra la salud pública por tráfico de drogas y pertenencia a grupo criminal, para quienes la fiscalía pide penas que suman 103 años de cárcel y multas por valor de 7,7 millones de euros. La banda distribuía estupefacientes en la zona de Manacor y Porto Cristo.

El grupo estuvo activo desde 2016 hasta 2017, cuando fue desmantelado y los acusados detenidos por la Guardia Civil. Dos de los procesados en el juicio eran los encargados del aprovisionamiento de las sustancias desde Barcelona, principalmente cocaína.

El resto de los acusados se encargaban, según el escrito del fiscal, del suministro y la venta a terceros sobre todo en Manacor y Porto Cristo. La Fiscalía les imputa delitos contra la salud pública e integración en grupo criminal.

Los acusados están citados este martes y este miércoles en la Sección Segunda de la Audiencia.