Una investigación policial sobre tráfico de drogas en Palma condujo a una pareja de narcotraficantes de Inca. Estos sujetos, un hombre marroquí y una mujer española, mantenían vínculos con otros narcos de la capital balear. Efectivos de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO), en estrecha colaboración con agentes de la Policía Local de Inca detuvieron la tarde del jueves a estos dos individuos por presuntos delitos contra la salud pública. Además, durante la operación se intervinieron 350 gramos de cocaína de gran pureza, así como medio kilo de marihuana.

Las pesquisas policiales iniciadas hace unas semanas en torno a los narcos de Palma. Un objetivo fue localizado en el poblado de Son Banya. Las posteriores vigilancias y seguimientos policiales condujeron hasta la capital del Raiguer.

Tal y como adelantó el viernes Diario de Mallorca, una treintena de agentes de la Policía Nacional, entre efectivos de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO) y funcionarios de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) se trasladaron a Inca para desmantelar a una banda de narcotraficantes. El Juzgado de Inca había autorizado la orden de entrada y registro para la tarde del jueves.

Los efectivos de la Policía Local de Inca efectuaron un papel determinante en la desarticulación de esta pareja de narcotraficantes. Buena prueba de ello es que los agentes ya habían detenido con anterioridad al hombre de nacionalidad marroquí por tráfico de drogas y conducción bajo los efectos del alcohol.

A partir de este momento, los investigadores de ambos Cuerpos decidieron poner en marcha dispositivos conjuntos de vigilancia y seguimiento de los sospechosos. El objetivo primordial era acreditar la venta de cocaína y marihuana en la localidad.

Reparto a domicilio

A medida que avanzaron las pesquisas, los investigadores de la Policía Nacional y de la Policía Local lograron determinar qué bares de la capital del Raiguer eran, en realidad, una ‘tapadera’ para la venta de drogas.

Durante la tarde del jueves, los efectivos se desplegaron por dos de estos establecimientos. es bares de la localidad vinculados con el tráfico de sustancias estupefacientes. De hecho, la hostelería solo servía para camuflar que su verdadera actividad era el narcotráfico.

El domicilio de la pareja servía para almacenar y preparar la droga. Luego la distribuían en vehículos. Así, contaban con un servicio de reparto a domicilio de la sustancia estupefaciente. Otro tanto hacían en algunas terrazas de establecimientos de Inca.

El cerco en torno a los sospechosos se cerró al interceptar a consumidores en determinados bares de la capital del Raiguer. A algunas de estas personas se les levantó un acta administrativa por tenencia de sustancias estupefacientes. Esta droga, presuntamente, se la habían comprado a esta pareja.

La buena sintonía entre los investigadores de la Policía Nacional y los de la Policía Local resultó determinante para la detención de esta pareja de traficantes de droga. Aunque la principal fuente de ingresos era la cocaína tampoco desdeñaban el cultivo de marihuana. Las pesquisas continúan y no se descarta que en los próximos días se produzcan nuevas detenciones.