Un hombre se enfrenta a una pena de diez años de cárcel por comprar en Palma un teléfono móvil de segunda mano con billetes falsificados, que presuntamente había reproducido mediante tecnología offset. El juicio se celebrará la semana próxima en la Audiencia Provincial.

Según el escrito de acusación fiscal, los hechos ocurrieron el 30 de noviembre de 2014, cuando el acusado quedó con otra persona que pretendía vender un teléfono móvil a través de una página de internet de comercio de artículos de segunda mano.

El teléfono tenía un precio de 240 euros. Los dos hombres quedaron frente al Bingo Rosales, en la calle Manacor de Palma, y el acusado le entregó doce billetes de 20 euros que resultaron ser falsos. Se trataba de reproducciones obtenidas con tecnología offset, que a simple vista, según el fiscal, podían ser confundidos con billetes legítimos.

Tras descubrirse el engaño, la Policía arrestó al hombre y recuperó el teléfono móvil.

El fiscal considera que cuando compró el teléfono, el acusado era plenamente consciente de que los billetes eran fraudulentos. Por eso le acusa de un delito de falsificación de moneda y solicita para él una pena de diez años de prisión y una multa de 1.500 euros.

El juicio se celebrará esta semana próxima en la Audiencia Provincial de Palma.