La Guardia Civil detuvo a un joven marroquí de 23 años por abusar sexualmente de una chica en la estación de tren de Binissalem y en el interior de un vagón durante el trayecto hacia Palma.

Los hechos ocurrieron el pasado día 8 de octubre por la mañana. Según denunció la víctima, de 18 años, el acusado la acosó y la sometió a tocamientos en las nalgas en varias ocasiones en la estación de Binissalem, mientras esperaba el tren con destino a Palma. El agresor subió luego al mismo vagón que la chica, se sentó a su lado y continuó con los abusos. Una joven que presenció los hechos le recriminó su actitud y auxilió a la chica, invitándola a sentarse a su lado para protegerla. El hombre la increpó por ayudar a la perjudicada.

Tras visionar las cámaras de seguridad, los guardias civiles comprobaron que el detenido, una vez llegó a la estación, se quedó cerca de los tornos de acceso al acecho de posibles víctimas. Dejó pasar varios trenes hasta que entró la joven y cruzó el andén para esperar su tren. Entonces se sentó en un banco junto ella y comenzó a hostigarla.

El acusado ya había sido detenido por la Guardia Civil en ocasiones anteriores por hechos similares en Inca, Sineu y Eivissa.