Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Extrema derecha

Así es Bastión Frontal. Los nazis vuelven a las calles de Madrid con el coronavirus

La policia los considera "más peligrosos" que al resto de grupos ultra

Integrantes de Bastión Frontal en el Valle de Los Caídos, en una imagen publicada en sus redes sociales.

Integrantes de Bastión Frontal en el Valle de Los Caídos, en una imagen publicada en sus redes sociales.

Nacieron en mayo de 2020 aprovechando la crisis del covid-19, según los análisis de la policía. Se llaman Bastión Frontal y se definen como "socialpatriotas", aunque fuentes de la Policía Nacional los califican de "nazis". Son unos cien jóvenes, defienden la "acción directa" en las calles, ya han protagonizado una cacería y protestas contra menores inmigrantes y tratan de extenderse por España. Acaban de abrir una delegación en Sevilla.

"Salieron de Hogar Social, el grupo ultra que okupaba casas y protestaba frente a la sede del PSOE en la calle Ferraz. Como ellos, entregan alimentos solo para españoles", explica una fuente de la Policía Nacional encargada desde hace años de vigilar los grupos de ultraderecha en Madrid. "Pero Bastión Frontal es más peligroso", añade, "no quieren participar en elecciones ni en la democracia. Defienden la acción directa en la calle. No son franquistas, son nazis, racistas, machistas y homófobos".

Entre 15 y 25 años

Su grupo más similar, y a quien rinden frecuentes homenajes, es el griego Amanecer Dorado, ilegalizado y calificado como "organización criminal" desde el mes pasado en su país tras el asesinato de un cantante de rap y el intento de asesinato de pescadores y sindicalistas.

La Policía Nacional ya sigue los pasos de este grupo de nazis que vuelve a salir a las calles en Madrid después de muchos años en los que se camuflaban con otras etiquetas. "Tienen entre 15 y 25 años, la mayoría viven con sus padres, también hay mujeres entre la tropa. Es la primera vez que vemos mujeres nazis en las calles", subrayan. Y añaden otro dato: "Algunos tienen buena formación en la historia de España o la versión de la historia de España que a ellos les gusta".

Ultras amigos

Es la primera vez también en los últimos 20 años, advierten, que un grupo nazi tiene "buenas relaciones" con los jefes de otros grupos ultras, tradicionalmente feroces enemigos entre ellos. "Hay relaciones personales entre los líderes de Bastión con gente de Juventudes Canillejas, gente de Ultra Sur (del Real Madrid), también de Suburbios Firm (escisión ultra de seguidores del Atlético de Madrid)", añaden fuentes policiales. De hecho, dos jefes de sendas facciones rivales coincidieron en prisión y desde entonces mantienen buenas relaciones.

Bastión Frontal se financia con el pago obligatorio de cuotas mensuales y vendiendo camisetas. Hacen campañas a favor de la sanidad pública (solo para españoles) y obligan a sus militantes a practicar frecuentemente boxeo o artes marciales. Escuchan grupos de RAC (Rock contra el Comunismo) español y algunos raperos fascistas italianos, polacos y rusos.

El bautismo de fuego de Bastión Frontal tuvo lugar el 13 de octubre, cuando un grupo de nazis intentaron realizar una cacería de menores inmigrantes marroquíes en el barrio de San Blas a los que atribuyeron, falsamente, la violación de una joven del barrio. Una patrulla de la policía los frenó cuando se acercaban a uno de los pisos donde viven esos menores. Luego, dos de los neonazis fueron agredidos por cuatro jóvenes marroquíes. La tarde del 14 de octubre, una turba de nazis acudieron bajo sus casas al grito de "Ni un Mena en nuestros barrios" y "No nos mires, tírate". Entre ellos había también integrantes de Ultra Sur y Suburbios Firm, según fuentes policiales, que apuntan la "multimilitancia" de los ultras en varios grupos simultáneamente: "Tienen intereses comunes ahora y juntos saben que hacen más ruido".

Estética casual

La Policía no tiene constancia de que los nazis de Bastión Frontal participaran en los disturbios del pasado fin de semana en Madrid. "Sí se han infiltrado en protestas contra el gobierno, pero este sábado ellos tuvieron su propia manifestación contra los Menas, no estuvieron en Gran Vía", señalan las fuentes consultadas. Días antes sí habían apoyado los primeros disturbios en Barcelona y Zaragoza, con algunos vídeos callejeros y la frase: "Cuando la ley es delito, la rebelión es un derecho".

En cualquier caso, este nuevo grupo nazi madrileño trata, a diferencia de sus antecesores, de pasar desapercibido en las calles. "Ya no visten como los skin heads, con botas y tirantes. Usan estética casual", explican fuentes policiales. Algunos llevan esvásticas, pero ocultas bajo las ropas, para evitar ser identificados. A simple vista, suelen vestir ropa de la marca Stone Island, porque su logotipo es similar a la cruz céltica usada por los nazis, y camisetas Helly Hansen, "no porque tenga nada que ver con su ideología, simplemente porque sus iniciales HH coinciden con unos de sus gritos de guerra (Heil Hitler)", añaden las mismas fuentes. Cuando van a cometer alguna acción callejera violenta se visten siempre "con la ropa de la organización".

Lucha callejera

Su ideología viene resumida en un manifiesto escrito por uno de sus líderes al que ha tenido acceso El Périodico de Catalunya. "No somos Nuevas Generaciones (PP) ni Cañas por España (Vox), su mentalidad burguesa nos repugna. Como nacionalistas, la frase que más nos caracteriza es: la belleza está en la acción". Buscan la lucha callejera con grupos rivales: "Nuestra organización se diferencia de otras por la confrontación directa en las calles, por arrebatarle ese espacio a la izquierda que por años hegemónicamente les ha pertenecido".

Dos veces al mes, los líderes nazis llamarán a los militantes, que deberán acudir sin dudar a cometer acciones en las calles en las que "seguramente peligre tu integridad física: recogidas de alimentos en barrios de intensa actividad antifascista, activismo en las universidades o acudir a manifestaciones que estén monopolizadas por rojos".

Ya han protagonizado, según la policía, disturbios callejeros con integrantes de Bukaneros (peña de extrema izquierda del Rayo Vallecano), colectivos juveniles antifascistas en Hortaleza, Moratalaz y Coslada y su reverso skin head de extrema izquierda, el Frente Obrero.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats