Katia Atanasova, la joven de 30 años que el pasado sábado sufrió graves lesiones cuando montaba a caballo y fue arrollada por una furgoneta en Can Picafort, falleció ayer por la mañana en el hospital de Son Espases, donde estaba ingresada desde el día del accidente. El conductor del vehículo, que se dio a la fuga tras el siniestro, fue arrestado pocas horas después por la Policía Local, en colaboración con la Guardia Civil. En el control de alcoholemia al que fue sometido triplicó la tasa máxima permitida, y se le imputaron los delitos de homicidio imprudente y contra la seguridad del tráfico.

El siniestro ocurrió sobre las siete y veinte de la tarde del pasado sábado cerca de la rotonda que enlaza Can Picafort con Son Bauló, en el término municipal de Santa Margalida. La joven, residente en Valldemossa, había salido a hacer una excursión a caballo. Al atravesar la calzada de vuelta al centro hípico el animal fue arrollada por una furgoneta. La amazona cayó al suelo y recibió un fuerte golpe en la cabeza. El conductor se dio a la fuga sin auxiliar a la joven.

Katia Atanasova fue atendida enseguida por la dotación de una ambulancia, que se encontraba allí mismo y que llegó a presenciar el accidente. El equipo sanitario logró estabilizarla y la trasladó con urgencia al hospital de Son Espases, donde se activó el código Trauma, el protocolo especial para atender a víctimas de accidentes graves.

La joven ha permanecido casi una semana en la UCI del hospital de Palma en estado crítico. Finalmente no pudo superar la gravedad de sus lesiones y falleció ayer por la mañana.

Tras el siniestro acudieron al lugar dotaciones de la Policía Local de Can Picafort y de la Guardia Civil, que colaboraron en la búsqueda del conductor fugado. Los datos aportados por los testigos permitieron arrestar al sospechoso poco después. Se trata de un vecino de Can Picafort de 39 años. Fue sometido a un test de alcoholemia y triplicó la tasa máxima permitida.