Los defensores en un pupitre, y el fiscal en una mesa

Los abogados de una quincena de personas que están siendo juzgadas durante estas semanas como presuntos integrantes de una organización de narcotraficantes se han quejado de las condiciones en las que deben trabajar a causa de los protocolos anticovid. Los letrados han sido instalados en unos pupitres que disponen de un pequeño soporte, absolutamente insuficiente para manejar un sumario de 15.000 folios o un ordenador. Consideran que esta situación les coloca en desventaja frente al ministerio fiscal, que sí cuenta con una mesa para poder consultar a sus anchas los documentos, lo que podría vulnerar el derecho a la defensa. Y no es solo cuestión de comodidad. Durante una de las jornadas del juicio uno de los abogados, que tenía su pupitre junto a un escalón, se cayó hacia atrás y se pegó una buena costalada, afortunadamente sin consecuencias. Los abogados se quejan además de que, al estar situados en una sala aparte, no pueden mantener una comunicación mínimamente fluida con sus representados, lo que les perjudica claramente. El juicio se va a prolongar todavía otras dos semanas y el tribunal ya ha anunciado que tratará de mejorar su situación, al menos en lo que respecta a las mesas, para que cuenten con un poquito más de espacio.

El Palma Arena era demasiado caro para el ministerio de Justicia

La organización de este juicio, con 29 acusados y una veintena de abogados, era una pesadilla logística en tiempos de la covid. Hasta el punto de que el ministerio de Justicia se llegó a plantear celebrarlo en el Palma Arena. Pero el carísimo alquiler que se reclamaba era demasiado para la sufrida administración de Justicia, que ha preferido la incomodidad a semejante dispendio. Aun así, muchos letrados recuerdan que en el juicio del caso Nóos consiguieron finalmente encontrar un escenario adecuado, y eso que había menos acusados. Aunque es verdad que estos no tienen tanto glamour.

Dos fuegos forestales en un día  

Dotaciones de los Bombers de Mallorca tuvieron que intervenir el pasado miércoles en dos incendios forestales, en es Caló des Moro y en Sant Joan. Ante el inicio de la temporada de invierno, en que se permiten de nuevo las quemas agrícolas, los expertos recuerdan que se debe extremar la prudencia en la gestión del fuego, ya que los bosques están extremadamente secos este otoño.

El juez coloca él mismo un biombo para ver la cara al acusado

El presidente del tribunal de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Palma se levantó de su sitio para colocarle un biombo a un acusado. Aunque esta labor es habitual de un secretario, el magistrado decidió colocar personalmente la mampara de tal manera que pudiera ver en todo momento la cara del procesado, al tiempo que este no pudiera ver ni influir sobre las testigos. El encausado compareció en el banquillo por haber abusado, presuntamente, de sus dos hijas desde que estas contaban con siete y diez años. Las chicas, que han alcanzado hace poco la mayoría de edad, empezaron a declarar desde una habitación contigua a la sala. No obstante, los continuos problemas de sonido hacían su testimonio ininteligible. Por este motivo, el mismo juez se preocupó de colocar el biombo para asegurarse también de que las testigos no veían a su padre y viceversa.