La investigación sobre las muertes a tiros de un hombre y una mujer en Peguera (Calvià) apunta a un asesinato. La principal hipótesis de la Guardia Civil es que Mariano A.G., exmilitar español de 36 años, disparó a traición con su escopeta a Habibe E.I., búlgara de 37 años que recibió un tiro lateral a bocajarro, y luego se quitó la vida con la misma arma, comprada hace unos días. La posibilidad del suicidio pactado ha ido perdiendo fuerza con el avance de las pesquisas, aunque no está completamente descartada. La pareja convivía desde hace unos meses y algunas fuentes señalaron que mantenían una relación sentimental. Los investigadores están interrogando a familiares y amigos de ambos para aclarar qué tipo de vínculo les unía. La autopsia a los cadáveres, prevista para ayer, se ha aplazado al lunes por problemas de personal en el Instituto de Medicina Legal.

Las pruebas recabadas en la escena, un coche aparcado en la parte trasera de una gasolinera en Peguera, apuntan a que la mujer no intentó escapar del vehículo y ni siquiera reaccionó antes de recibir el disparo, explicaron fuentes de la investigación. Ni en los cadáveres ni en el automóvil se encontraron signos de lucha. El proyectil le impactó en la parte lateral de la cabeza y atravesó la ventanilla del copiloto, donde estaba sentada. Una de las posibilidades que baraja la Guardia Civil es que estuviera dormida o bajo los efectos de alguna droga. Los análisis de tóxicos serán determinantes para aclarar este extremo y saber también si él había consumido alguna sustancia.

Localiza una pareja muerta en un coche junto a una escopeta en Peguera

Compró el arma hace unos días

El hecho de que el hombre llevara la escopeta en el coche y aparcara junto a un muro, con lo que era imposible abrir la puerta del copiloto para salir, avalan la tesis de que el crimen fue premeditado. La Guardia Civil ha comprobado que el hombre adquirió el arma, una escopeta semiautomática, unos días antes y tenía la licencia en vigor.

A la espera de la autopsia, los investigadores están tomando declaración a varios familiares y amigos de Mariano A.G. y Habibe E.I. para esclarecer qué tipo de relación mantenían. El exmilitar, que ingresó en el Ejército en 2008 y lo abandonó hace un tiempo, y la mujer eran compañeros de trabajo en un club nocturno de Magaluf y desde hace unas semanas convivían en un piso de un familiar de él en Palma. Los agentes quieren saber si eran pareja sentimental, como han apuntado algunos testigos, y cuál era su situación personal. Tratan de reconstruir las últimas horas de ambos y buscan un móvil que aclare qué llevo al hombre a matar a la mujer y suicidarse después. La hipótesis de que pactaran quitarse la vida ha perdido fuerza pero no está totalmente desechada.

La Guardia Civil ha descubierto que ambos llegaron a la gasolinera en el Dodge negro de él el jueves a mediodía. Los cadáveres no fueron descubiertos hasta tres horas después, cuando un conductor reparó en el vehículo y vio que había restos de sangre en los cristales y dos cuerpos inertes dentro. Los investigadores no han encontrado ningún testigo que escuchara disparos durante ese intervalo de tiempo.

7

Localizan una pareja muerta en un coche junto a una escopeta en Peguera