Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Policías locales liberaron al conductor que murió al salirse de la autopista de Inca

Los agentes tuvieron que cortar los cables para facilitar el acceso del personal de la ambulancia

El coche accidentado permanecía ayer en el interior del viñedo, a unos cuarenta meros de distancia de la autopista

El coche accidentado permanecía ayer en el interior del viñedo, a unos cuarenta meros de distancia de la autopista Guillem Bosch

Agentes de la Policía Local de Binissalem tuvieron que liberar al hombre que el martes por la noche se salió de la autopista de Inca y salió despedido fuera del coche, ya que había quedado enredado entre los alambres que sujetan las viñas del campo al que fue a parar. Los policías tuvieron que cortar con una cizalla los cables para que pudieran acceder los equipos sanitarios. El conductor, un joven de 28 años, falleció esa misma noche en el hospital de Son Espases.

El accidente ocurrió sobre las ocho de la tarde del lunes, a la altura del kilómetro 19,3 de la autopista de Inca, junto a Binissalem. Un conductor alertó al 112 de que un coche que le acababa de adelantar se había salido de la vía.

Los primeros en llegar fueron policías locales de Binissalem, que encontraron el agujero que había provocado el coche en la valla metálica que circunda un viñedo y varias partes del vehículo. Ya era de noche, y tuvieron que adentrarse con linternas en la finca, ya que el coche había ido a parar a unos cuarenta metros de la autopista tras dar varias vueltas de campana. Pero en el interior del vehículo no había nadie.

Estado en el que quedó el vehículo del joven fallecido. Guillem Bosch

Los agentes siguieron buscando y finalmente localizaron a la víctima a unos veinte metros de distancia. Había salido despedido a través de la ventana durante una de las vueltas de campana porque no llevaba puesto el cinturón de seguridad.

El hombre estaba muy malherido, y había quedado enredado con los alambres que sujetan las viñas. Los policías tuvieron que emplear una cizalla para liberarlo y abrieron con ella un camino para que pudiera acceder el equipo de la ambulancia que acudió al lugar.

El personal sanitario le realizó maniobras de reanimación durante una hora, y durante este tiempo la víctima sufrió dos paradas cardiorrespiratorias. Finalmente lograron estabilizarle y le trasladaron al hospital de Son Espases, donde se activó el código politrauma, previsto para asistir a heridos de gravedad. A pesar de todos los esfuerzos, el joven falleció poco antes de las once de la noche.

La víctima fue identificada como Santiago G.G., de 28 años. La Guardia Civil de Tráfico realizó una inspección ocular y abrió un atestado para aclarar las causas del siniestro, que inicialmente se atribuye a una somnolencia o distracción, ya que no hubo otros vehículos implicados.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats