Jaume L.R., el hombre de 33 años que falleció anoche tras recibir varias puñaladas durante un intento de robo de plantas de marihuana en una casa de las afueras de Inca, era un delincuente habitual, con numerosos antecedentes, y que había salido hace un mes de prisión. Los otros dos jóvenes que le acompañaban, uno de los cuales resultó herido leve, tienen también antecedentes policiales. Los dos presuntos cómplices del fallecido están detenidos por la Guardia Civil, al igual que el propietario de la finca, de 39 años, presunto autor del homicidio.

Jaume L.R. recibió seis puñaladas en el pecho, el brazo, la espalda y la cabeza, y falleció por una hemorragia masiva. Trató de escapar malherido dejando un reguero de sangre tras de sí hasta que cayó desplomado en un camino, a pocos metros de la finca.

Los hechos ocurrieron anoche, sobre las ocho. Los tres hombres se introdujeron en una finca del Camí de Can Batle, en las afueras de Inca, presuntamente con la intención de robar varias plantas de marihuana que había en el terreno.

En ese momento fueron sorprendidos por el propietario de la finca, que se enfrentó a ellos. Según la versión aportada inicialmente por este hombre, le arrebató un machete que llevaba uno de los ladrones y durante el forcejeo hirió a dos de ellos.

Fue el propio dueño de la casa quien llamó al 112, alertando de que habían entrado a robar en su finca y había personas heridas. 

Cuando llegaron al lugar las primeras dotaciones del 061 y la Guardia Civil, se encontraron con el presunto ladrón malherido tendido en el camino junto a la casa. La dotación sanitaria trató de reanimarle, pero el hombre falleció allí mismo a causa de la pérdida masiva de sangre.

Los guardias civiles encontraron cerca de allí a otro de los ladrones, que tenía heridas leves, y que fue detenido, y averiguó que un tercero se había escapado en un coche.

La Guardia Civil puso en marcha un dispositivo de búsqueda en el que participaron las patrullas de la zona y agentes de la Unidad de Seguridad Ciudadana de la Comandancia (Usecic) y apenas una hora después arrestaban al tercer ladrón en Inca.

El dueño de la finca fue también detenido, como presunto autor del homicidio.

Agentes de la Policía Judicial y del Laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil realizaron una detenida inspección ocular en el lugar, que se prolongó hasta altas horas de la madrugada. Las pesquisas prosiguen esta mañana. 

Mientras, los tres detenidos permanecen en los calabozos de la Guardia Civil de Inca a la espera de ser puestos a disposición judicial.