Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El jurado declara culpable de homicidio a la joven que mató a su novio en Eivissa

La fiscal reclama 12,5 años de cárcel y la acusación particular, 15 años

Sandra S.F., la joven que mató a su novio en Eivissa, ayer antes de escuchar el veredicto

Sandra S.F., la joven que mató a su novio en Eivissa, ayer antes de escuchar el veredicto

El jurado popular ha declarado culpable de homicidio con la agravante de parentesco a Sandra S.F., la joven que mató a su novio de un navajazo en Eivissa en enero de 2019. El tribunal considera probado que la joven quería acabar con la vida de la víctima cuando le clavó el arma en el pecho y le perforó el corazón. El veredicto descarta que se trate de un asesinato, al no apreciar alevosía, y considera que la mujer era adicta al cannabis y el alcohol. Tras el fallo del jurado popular, que se opone a la suspensión de la pena y a la concesión del indulto, la fiscalía reclamó una condena de 12 años y medio de prisión, la acusación particular pidió 15 años de cárcel y la defensa solicitó la pena mínima. La magistrada dictará sentencia en los próximos días.

Los nueve miembros del jurado hicieron público su veredicto a primera hora de la tarde de ayer, tras una rápida deliberación. El fallo considera probado que Sandra S.F. y José Eloy Vicent mantuvieron una discusión en la mañana del 29 de enero de 2019 en el domicilio donde convivían, en los apartamentos Don Pepe de es Codolar, en Sant Josep. Tras la riña, la joven cogió una navaja de 22 centímetros, se dirigió al coche de su novio y pinchó tres ruedas.

Cuando el hombre fue tras ella, la mujer le asestó un navajazo en el pecho, que perforó el corazón de la víctima. Vicent cayó desplomado y falleció debido a la gravedad de la lesión, mortal de necesidad. Por mayoría, los miembros del jurado consideran acreditado que la acusada actuó con intención de acabar con la vida de su novio, descartando así la tesis de la defensa de que solo pretendía herirle.

El veredicto fue unánime para descartar que se tratara de un asesinato. Los jurados consideran no probado que el ataque fuera alevoso, por lo que declaran a Sandra S.F. autora de un delito de homicidio.

Sí hubo discusión en el jurado sobre la capacidad mental de la joven cuando cometió el crimen. Por seis votos a tres, el tribunal popular concluye que no hay pruebas suficientes de que la mujer tuviera sus facultades mermadas por el trastorno de personalidad que padece. Sí declaran probado, por siete a dos, que la acusada era adicta al alcohol y al hachís y la marihuana.

Finalmente, el jurado dio a conocer su oposición unánime a que se conceda a Sandra S.F. la suspensión de la pena, ya que por la gravedad de los hechos “debe haber pena de cárcel”, y a que sea indultada.

Tras la lectura del veredicto, las partes anunciaron su petición de condena. La fiscalía elevó su reclamación inicial hasta los 12 años y medio de cárcel, así como indemnizaciones que suman más de 117.000 euros para los padres y las hermanas de la víctima. La acusación particular, que partía de una petición de 20 años de prisión, reclama ahora 15 y compensaciones de 210.000 euros para la madre y las hermanas. La abogada de la defensa finiquitó el trámite solicitando “la pena mínima”.

Sandra S.F. escuchó el veredicto y las penas a las que se enfrenta tranquila y serena. Finalizado el juicio, fue conducida de nuevo al centro penitenciario de Palma. La magistrada que ha presidido la vista dejó el caso visto para sentencia. El fallo se conocerá en los próximos días.

La joven permanece encarcelada desde el día que ocurrieron los hechos, cuando la Guardia Civil la detuvo en los alrededores del lugar del crimen. Junto a ella estaba la navaja con la que atacó a la víctima. La mujer sostuvo en el juicio que no tenía intención de matar a su pareja cuando le asestó la cuchillada.

Compartir el artículo

stats