La Policía Nacional detuvo ayer en Palma a un hombre de 44 años, como presunto autor de un delito de amenazas, tras acudir a una obra en la que había trabajado en el barrio de Son Cotoner y amenazar de muerte a los trabajadores y el encargado.

Los hechos se produjeron a primera hora de la tarde, cuando la Sala Cimac del 091 recibió la petición de presencia policial en una obra donde un antiguo empleado se había presentado con cuchillos y estaba profiriendo amenazas de muerte, ha detallado la Jefatura Superior de Policía de Baleares en un comunicado.

Los agentes se entrevistaron con el encargado de la obra y varios trabajadores, que relataron que un antiguo empleado había acudido profiriendo insultos y amenazas, y cuando le pidieron que se marchara hizo ademán de sacar algo de entre su ropa mientras gritaba que los iba "a rajar". El exempleado golpeó mobiliario urbano e intentó arrancar las patas metálicas de una mesa que estaba en el lugar, antes de abandonar la obra.

Si bien los policías no lograron localizarle en una batida por la zona, un rato después la central telefónica volvió a recibir una alerta porque el exempleado había regresado a la obra, nuevamente insultando y amenazando.

Los agentes lo localizaron acompañado de otro joven, portando un perro, muy alterado y nervioso, vociferando contra los empleados y profiriendo amenazas e insultos. Cuando los policías le pidieron que se calmara, el hombre se quitó la mascarilla y escupió en el suelo.

Finalmente lo detuvieron como presunto autor de un delito de amenazas contra los trabajadores. Se resistió a la detención, por lo que tuvo que ser reducido antes de ser trasladado a dependencias policiales.