Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Muerte de un legionario mallorquín

A mí (me mató) la Legión

El informe de balística de la Guardia Civil y la declaración de un soldado, testigo del disparo, echaron por tierra la versión oficial

Homenaje al militar mallorquín fallecido (en el recuadro) que se celebró en la base de la Legión en Almería.

Homenaje al militar mallorquín fallecido (en el recuadro) que se celebró en la base de la Legión en Almería.

Reza el Espíritu de unión y socorro del Credo de los Caballeros Legionarios que a la voz de "¡A mí la Legión!, sea donde sea, acudirán todos y, con razón o sin ella, defenderán al legionario que pida auxilio". Sin embargo, este precepto fundacional de este aguerrido cuerpo militar se saltó abruptamente el 25 de marzo del año pasado durante unos ejercicios en un campo de tiro en la localidad alicantina de Agost. Cuatro mandos y cuatro soldados han sido procesados por el titular del Juzgado Togado Militar Territorial número 23 de Almería por tratar de encubrir, presuntamente, con todo tipo de ardides y falsedades la muerte del legionario mallorquín Alejandro Jiménez Cruz, de 21 años.

El auto de procesamiento del juez togado militar de Almería precisa que el disparo de un sargento de pie con un fusil HK G36 que causó la muerte al legionario mallorquínhabría sido efectuado a una distancia de 12,5 metros. El impacto le habría alcanzado, en primer lugar, el culatín del arma hasta afectarle al tórax.

El juez le imputa al suboficial un presunto delito contra la eficacia del servicio en su modalidad de causar una muerte por imprudencia grave. También decreta su procesamiento por injurias a un subordinado y un delito contra la administración de justicia.

Un supuesto rebote

En primer término, el sargento mantuvo que la muerte del militar mallorquín habría fallecido como consecuencia de un infortunado rebote. No obstante, los expertos en balística de la Policía Judicial de la Guardia Civil efectuaron una pormenorizada reconstrucción del disparo y contradijeron por completo su versión de lo ocurrido.

En el punto de mira se situó un legionario que prestó declaración ante la Guardia Civil y sobre el que se habrían vertido todo tipo de amenazas. Este testigo confirmó el informe pericial que habían efectuado sobre el terreno los expertos del instituto armado.

Sin embargo, un capitán y dos tenientes, también procesados, habrían tratado de respaldar la versión del sargento. Estos a su vez habrían influenciado a cuatro soldados para que respaldaran su declaración de que se trató el impacto mortal fue un rebote en lugar de un disparo frontal.

'Combatiente del futuro' sin chaleco antibalas

Un cúmulo de irregularidades rodearon los ejercicios de la Legión del 25 de marzo de 2019 en la base militar de Agost, en Alicante. El juez togado militar de Almería, en su auto, hace un especial hincapié en el deficiente equipamiento suministrado a los legionarios para estos ejercicios con fuego real.

En particular, el juez resalta que la sexta compañía de la Legión que hacía las maniobras proporcionó a los legionarios chalecos antifragmento sin placas antibalas. "Se daba la circunstancia de que tenía asignadas desde el mes de febrero de 2012 placas balísticas correspondientes al programa 'El Combatiente del futuro', destaca. Un sistema de seguridad pasiva que podría haber evitado la muerte de Alejandro Jiménez

También destacó el juez que había una ambulancia en los ejercicios de tiro con fuego real. Aunque solo había un conductor sin titulación sanitaria.

El ejercicio oficial ya habría terminado y el suboficial dio órdenes al resto de legionarios de proseguir. "Enemigo al frente, fuego al faldón de la montaña, en el claro blanco de las doce", ordenó. Mientras revisaba su arma, el sargento hizo que cayera un cartucho de la recámara a un punto más alto de las otras siete vainas disparadas.

A partir de este momento, un capitán, dos tenientes y el mismo sargento que habría efectuado el disparo que acabó con la vida de Alejandro Jiménez Cruz habrían tratado de imponer su particular versión de los hechos a la tropa.

Compartir el artículo

stats