La fiscalía solicitó ayer una condena de cinco años de prisión para un hombre acusado de lograr, bajo amenazas y extorsiones, que otro le diera más de 80.000 euros tras ganar un premio de lotería en Palma. "Supo que me habían tocado los Euromillones y estuvo casi un año exigiéndome dinero. Me amenazaba, decía que llevaba una pistola y que me iba a colocar un kilo de droga en el bar. Yo tenía miedo", explicó la víctima durante el juicio. El acusado, que está preso por otras causas y tiene un largo historial delictivo, negó rotundamente las acusaciones. "Se lo está inventando todo", dijo sobre el relato del denunciante.

El perjudicado explicó durante la vista oral que el acusado empezó a amenazarle a mediados de 2017. "Supongo que alguien le dijo que me había tocado el Euromillones. Estuvo casi un año pidiéndome dinero. Siempre decía que llevaba un arma encima, aunque nunca me la enseñó", afirmó. La víctima explicó que el acusado acudía casi a diario al bar que él regentaba para extorsionarle. "Decía que si no le daba dinero iba a meterme un kilo de droga en el bar, me amenazaba por teléfono... Yo tenía miedo", aseguró. El hombre contó que realizó entregas periódicas al acusado, de entre 2.000 y 3.000 euros. "A veces incluso venía conmigo al cajero. En total le di 82.000 euros", afirmó. Acabó denunciando los hechos en enero de 2018, tras sufrir un ataque de ansiedad por una nueva amenaza del acusado, según su versión. Pese a ello, volvió a tener un grave encontronazo con él unos meses después, cuando el procesado le exigió dinero una vez más y llegó a embestirle con su coche en la calle Manacor de Palma. "Me dijo: 'Te voy a enterrar, voy a ir a buscar a 20 de Son Banya", narró el denunciante.

La socia de la víctima explicó que el sospechoso acudía a diario al bar que ambos regentaban. Según afirmó la mujer, cuando a principios de enero el perjudicado sufrió el ataque de ansiedad y lo llevaron a un centro médico, el sospechoso merodeaba por allí y llamó para amenazarle. "Yo tenía su teléfono [de la víctima] y este hombre llamó para amenazarle de muerte", señaló.

Un amigo del denunciante dijo haber visto en una ocasión cómo el acusado lo tenía acorralado contra una pared mientras le amenazaba. "Nunca me explicó por qué le daba el dinero. Durmió dos veces en mi casa porque tenía miedo", afirmó.

El procesado, de 42 años, rechazó todas las acusaciones. Respondió solo a las preguntas de su abogado para explicar que conocía a la víctima porque iban al mismo bar. "Yo no sabía nada de que le hubiera tocado la lotería. Nunca le he amenazado ni le he pedido un duro ni le he dicho que tuviera un revólver. Se lo está inventando todo", aseguró.

La fiscalía le imputa un delito de extorsión con la agravante de reincidencia, por el que reclama una condena de cinco años de cárcel y que devuelva los 82.780 euros que la víctima supuestamente le entregó. El abogado defensor, David Salvà, solicitó su absolución y argumentó que todo es "una invención" del denunciante. "Su versión no es creíble", sentenció el letrado.

El caso quedó visto para sentencia.