21 de julio de 2020
21.07.2020
Diario de Mallorca
Asesinato machista

Muere la mujer que recibió una brutal paliza de su marido en Palma

La víctima permaneció varios días en la UCI de Son Espases como consecuencia de la agresión

21.07.2020 | 15:04

Ocho días después de haber recibido una brutal paliza, presuntamente, a manos de su marido, Lillemor Christina Sundberg, de 52 años, falleció ayer en Son Espases. La mujer, de nacionalidad sueca, fue agredida por su esposo el pasado lunes 13 de julio en su domicilio del barrio palmesano de Son Cotoner. Tras permanecer desde entonces ingresada en la UCI del hospital de referencia de Balears, ayer se certificó su defunción.

Tras la brutal agresión machista, sobre las 9.50 horas del pasado lunes 13 de enero, agentes de la Policía Nacional acudieron al domicilio situado en el número 23 de la calle Joan Muntaner i Bujosa, situado en el barrio palmesano de Son Cotoner. Una llamada al 091 alertaba de que un hombre había propinado una patada a su esposa en la cabeza. También indicaba que el agresor aún se encontraba en el lugar.

Los agentes se encontraron en el rellano de la escalera al presunto agresor. Este les comunicó que había mantenido una fuerte discusión con su esposa y que esperaba que le entregara sus pertenencias para irse.

Cuando los agentes se adentraron en el domicilio, encontraron a la víctima tendida en el suelo, sobre un gran charco de sangre. Aún estaba consciente y presentaba numerosos hematomas en la cabeza y en los brazos.

El testigo que había llamado a la Policía explicó a los agentes que la pareja había contraído matrimonio hacía siete años y vivía en otro domicilio. No obstante, cuatro días antes se había mudado para vivir con él. De acuerdo con su versión, el marido se había marchado por la noche con el teléfono móvil de su esposa, sin su consentimiento y 50 euros de ella. Cuando el esposo regresó a la vivienda, ella se lo recriminó y comenzó la discusión.

El marido le habría propinado un fuerte empujón a la mujer antes de darle bofetadas y puñetazos en el rostro. La víctima se logró poner de pie y se dirigió a la cocina. En ese preciso instante, su esposo le dio una patada en la cara e hizo que ella cayera boca arriba y se golpeara. A continuación, empezó a sangrar abundantemente.

Los agentes le detuvieron por un presunto delito de lesiones y otro de tentativa de homicidio. Al arrestado le constan numerosos antecedentes policiales, varios de ellos por violencia de género. Así las cosas, fue detenido en 2016 por malos tratos a la víctima. Además, en marzo del año pasado se dictó una orden de alejamiento de la mujer por este motivo durante seis meses. Este mandamiento judicial expiró en septiembre de ese año y desde entonces no había denuncia alguna contra él.

Tras ser puesto a disposición judicial, el juez ordenó su ingreso en prisión condicional sin fianza por un delito de lesiones graves y tentativa de homicidio.

La muerte de Lillemor Christina Sundberg causó ayer una profunda conmoción entre la sociedad balear. La presidenta del Govern balear, Francina Armengol, expresó su "enérgica condena" ante este nuevo caso de violencia machista. Por su parte, el Lobby de Dones mostró "rabia, tristeza e impotencia" por el fallecimiento de la mujer a manos de su esposo. La delegada del Gobierno, Aina Calvo, también condenó el crimen. "Lamentamos la muerte de otra mujer más tras ser atacada por su marido", recalcó.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, también manifestó su rechazo ante lo ocurrido y además reiteró el compromiso del Ejecutivo en luchar para acabar con la violencia machista. "Trabajemos juntos para eliminar todo tipo de violencia contra las mujeres. Mi cariño a su familia", escribió en su cuenta de Twitter.

Primera fallecida en 2020

Lillemor Christina Sundber, de 52 años, es la primera víctima mortal de la violencia machista que ha tenido lugar en Balears durante el presente año. Esta mujer ya había denunciado a su esposo en 2016 por malos tratos y había tenido una orden de protección el año pasado que expiró en septiembre. Desde entonces no había registradas más denuncias de esta mujer sueca contra su esposo. La convivencia del matrimonio se había reanudado, pero los malos tratos de él contra ella nunca cesaron.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook