01 de julio de 2020
01.07.2020
Diario de Mallorca
Investigación

El parricida de Ciutadella asesinó a su madre tras asestarle unas 40 puñaladas

El juzgado de guardia de la localidad menorquina ordenó en la tarde de ayer el ingreso en prisión sin fianza del joven

01.07.2020 | 02:45
Policías nacionales, el pasado domingo, ante el chalé de Ciutadella donde se cometió el parricidio.

El parricida de Ciutadella habría asesinado a su madre el pasado domingo tras asestarle en torno a cuarenta puñaladas. Las decenas de heridas se las habría causado a su progenitora mientras esgrimía un cuchillo en una mano y una navaja en la otra.

El presunto autor del crimen fue puesto en la tarde de ayer a disposición judicial. El titular del Juzgado de Instrucción y Primera instancia número uno de Ciutadella ordenó su ingreso en prisión sin fianza. Aunque al parricida se le había diagnosticado esquizofrenia, no ha quedado acreditado que esta enfermedad mental hubiera alterado su capacidad psíquica.

Los hechos ocurrieron sobre las seis y media de la mañana del pasado domingo en un chalé familiar de la localidad de Cales Piques, en el término municipal de Ciutadella. Al parecer, el hijo tenía una gran inquina hacia su madre que arrastraba de tiempo atrás.

En un momento dado, el parricida se habría abalanzado sobre su madre. Mientras en una mano esgrimía un cuchillo, en la otra portaba una navaja y le habría asestado en torno a cuatro decenas de puñaladas, según acreditó la autopsia practicada ayer al cadáver. La víctima no habría tenido la menor oportunidad de defenderse y cayó desplomada en un sofá de la vivienda.

Durante el brutal ataque del hijo a su madre, el padre se interpuso. A continuación le asestó al progenitor una puñalada por la espalda y abandonó el chalé familiar poco después.

Una patrulla de la Policía Nacional se personó poco después en el domicilio donde se había cometido el crimen. El padre, malherido, explicó a los agentes que su hijo había matado a su madre tras asestarle múltiples puñaladas. El progenitor se encargó de cerrar la válvula del gas después de que su hijo la abriera y prendiera fuego a unos papeles para provocar una explosión.

Por su parte, agentes de la Policía Local de Ciutadella se encontraron al joven, que caminaba descalzo en dirección a casa de sus padres. Su versión entonces era bien distinta. El presunto parricida aseguró que había escapado después de que su padre hubiera acuchillado a su madre.

Los agentes de la Policía Nacional hallaron a la mujer tendida sobre el sofá. Los agentes avisaron a una ambulancia y le realizaron mientras tanto los primeros auxilios. Cuando llegaron los facultativos, solo pudieron certificar su defunción.

Confesión del crimen

Investigadores del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional se hicieron cargo de la investigación del crimen. Tras tomar declaración al presunto parricida, este se derrumbó y acabó reconociendo que él había matado a su madre. Aunque tenía esquizofrenia diagnosticada, el juez no consideró ayer que tuviera sus facultades mentales mermadas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook